jueves, 8 de diciembre de 2011

Judías verdes (fréjoles)

Las judías verdes (fréjoles en Asturias) se cultivan desde hace 5000 años. Son originarios de México y Perú, aunque algunos son de la opinión de que son originarios de Asia, India y China. De todas formas, fueron los conquistadores españoles los que los descubrieron al llegar a México y en el siglo XVI las trajeron a España, desde donde más tarde, se extendieron al resto de Europa.
Las judías poseen un 90% de agua, baja cantidad de hidratos de carbono, son ricas en fibra, nada de grasas, pocos lípidos y pocas calorías, por lo que son ideales para formar parte de las dietas de adelgazamiento.
Buena fuente de vitaminas (A, C, B1, B2, B3, B6), además de Potasio, Calcio,Fósforo, Magnesio, Yodo y Cromo.
Sin duda son unas buenas aliadas para nuestra salud, a todos los niveles.
No son pocas las recetas que se pueden preparar con Judías verdes, desde ensaladas muy variadas, pasando por las cremas y purés o como acompañamiento de carnes o pescados. Pero sin duda una de mis maneras preferidas de comer fréjoles, es con tomate, jamón y huevo cocido. Sencillo, rápido y una receta de las de toda la vida.
Yo en este caso he sustituido el jamoncito serrano (que indudablemente le da mucho más sabor y gracia) por jamón cocido (cuestión de salud), pero el resultado es delicioso igualmente.

¿De qué manera os resultan más apetecibles las judías verdes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario