lunes, 2 de enero de 2012

Tortilla española

Sola o acompañada por una ensalada, en bocadillo, recién hecha o fría, en la playa, el campo o para cenar en casa tranquilamente... pocos son los que le harían ascos a un pedacito de tortilla de patatas.
Plato tradicional donde los haya.
Las primeras alusiones a tortillas de huevo parece en las "Crónicas de indias".
En España, el primer documento escrito que hace referencia a este plato, data de 1817. En el que se explicaba como las mujeres navarras tenían que apañárselas con dos o tres huevos, unas patatas, pan u otros ingredientes similares para poder alimentar a sus familias.
La autoría o invención de la tortilla de patata española como tal, podría deberse al aragonés Teodoro Bardají Mas en 1935, también hay otra teoría que le concedería a la localidad extremeña de Villanueva de la Serena la autoría.
Ingredientes: patatas (4 medianas), huevos (5), cebollas (1 mediana), sal y aceite de oliva.
Preparación: Picar las patatas, finitas, para que no tarden en freírse. Picar la cebolla, también pequeña (aunque esto va con los gustos de cada uno). Salar. En una sartén poner abundante aceite de oliva y antes de que esté demasiado caliente poner las patatas y cebolla picadas.
Freír hasta que estén bien blanditas, a fuego no demasiado fuerte, para que no se doren, tienen que quedar pochaditas.
Batir los huevos y cuando las patatas estén listas y bien escurridas de aceite, se echan en el bol en el que hemos batido los huevos.
En una sartén antiadherente, se pone una cucharada de aceite de oliva y se pone a calentar. Se mezclan bien los huevos y las patatas y se vierte en la sartén cuando ésta ya esté caliente.
El fuego no debe estar demasiado alto, ya que se doraría muy rápido por fuera y se quedaría cruda por dentro. Darle la vuelta con un plato (a no ser que os atreváis a hacerlo dándole la vuelta al aire... deporte de riesgo).
Dorar bien por las dos caras y lista para servir.

Esta es la versión tradicional, pero también se pueden hacer rellenas, si la tortilla es gordita se puede partir por el medio y si no siempre se pueden hacer varias tortillas más finas. Aquí la imaginación manda, yo os ofrezco varias opciones:
.Rellena de vegetal; con tomate, lechuga, un poquito de mayonesa... en este caso os recomiendo que la tortilla esté templada o fría.
.Rellena de jamón y queso: sencillo, jamón de york y queso. Y esta de miedo si la cubrimos después con un poco de bechamel y queso rallado, metemos al horno a gratinar y eso es una maravilla... eso sí, es una bomba.
.Y por último le versión remix de mi madre: la suya es de dos pisos, y le mete un poco de todo; pechuga de pollo a la plancha, tomate, lechuga, jamón de jork y queso. La cubre con queso y la mete un poquito al micro para que se derrita.
Tortillas de patatas, ¡que buenas!

4 comentarios:

  1. Pero bueno, qué entrada más interesante y cuánto había que saber d eun plato tan tñipico y tan habitual. Tus tortillas tienen una pinta de lo mejor. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gracias, lástima que no puedo disfrutar de ellas tanto como me gustaría jajajaja

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Ana! Perdóname por no devolverte antes la "visita". Acabo de unirme a tus seguidores. Tienes un blog muy chulo, que por cierto ya he enlazado al mío. No he tenido la oportunidad de hacerlo antes, así que aprovecho para felicitarte por la publicación de tu primera novela. ¡Estoy deseando leerla! Te deseo muchísima suerte. Te mando un beso muy grande. ¡¡¡Feliz año nuevo, Ana!!!

    P.D.: la receta tiene buenísima pinta, me la apunto.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias; Mariam por todo, que bueno tener por aquí y me alegro de que la receta te haya gustado y sobre todo por tus deseos, gracias de verdad :D
    Si te animas, ya me contarás ;)
    ¡¡Feliz año para ti también!!

    ResponderEliminar