domingo, 5 de febrero de 2012

Torta de vino tinto:

Torta de vino tinto, una receta que hace tiempo copié de canal cocina y que realizó la hermana Bernarda en su programa "Dulces tentaciones". Fan incondicional de esta mujer y su programa, me encantó esta receta y no dudé en copiarla y llevarla a mi horno para ver si realmente estaba tan deliciosa como aparenteba.
He de aclarar que las medidas son para un molde redondo más grande que el que yo he empleado para el de la foto, que es una bizcochera clásica y lleva más o menos la mitad de la masa.
Si os gusta el bizcocho, los frutos secos y el chocolate, os lo recomiendo, porque está delicioso y serviría perfectamente para rellenar y convertirlo en una estupenda tarta.
Imagino, presumo,que el origen de esta torta es argentino, ya que la hermana Bernarda lo es.
INGREDIENTES: 100g de chocolate de cobertura, 200g mantequilla, 2oog azúcar, 4 yemas, 100g nuez molida, ralladura de naranja, 1copa de vino tinto, 1rama de canela, 200g harina, 1chucharada de levadura, 4claras.
Para el baño: 200g azúcar glass (impalpable), cáscara de naranja en juliana y un poquito de vino tinto (poco más de unas gotas)
PREPARACIÓN: Poner en un cazo el vino tinto con la ramita de canela y hervir. En un bol meter el chocolate a derretir con agua hirviendo. Es una manera muy fácil y rápida de fundir chocolate, ya que tan solo hay que dejarlo en el agua unos momentos y luego el agua se tira sin más y el chocolate queda en el bol casi derretido.
Batir el azúcar y la mantequilla, después añadir las yemas y seguir batiendo.
Añadir el chocolate y la nuez, también la ralladura de naranja. Y también el vino ya hervido (sin la canela, claro)
Una vez ben mezclados todos estos ingredientes, se va añadiendo la harina, a la que ya le habremos puesto la cucharada de levadura.
Una vez hayamos incorporado toda la harina, montamos las claras a punto de nieve y se agregan al resto del batido.
Engrasamos el molde y con el horno precalentado a calor medio, lo dejamos hornear entre 35-40 minutos.
Una vez comprobado que el bizcocho está cocido, y que lo hayamos dejado enfriar un poquito (cosa que yo nunca consigo) preparamos el baño, que es tan fácil como poner el azúcar glass en un bol, junto con la corteza de naranja en juliana o rallada e ir añadiendo de a poquito (como diría la hermana Bernarda) el vino tinto. No echar mucho de golpe, primero porque esta cobertura requiere muy poca cantidad de líquido (muy poca) y segundo, porque si nos pasamos quedará muy líquido y ya no quedará bien. Así que casi que gota a gota, removiendo y mezclando bien. Una vez obtenida la consistencia deseada se baña la torta, dejarlo terminar de enfriar y dejar que le baño se seque, y quedará brillante y crujiente, delicioso con un estupendo regusto a naranja.
Y ya solo queda disfrutarlo.

5 comentarios:

  1. ¡Anda, qué original, Ana!! Me guardo tu enlace, me provoca mucha curiosidad, yo creo que a mi costillo esto le gustaría.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Te puedo asegurar que está muy bueno, aunque no deja de ser un bizcocho, pero un poco más consistente. A mí me encanta. Ya me contarás si te animas.

    ResponderEliminar
  3. Quiero hacer una aclaración sobre el chocolate y la forma de fundirlo. No hay que removerlo ni nada por el estilo, o evidentemente se mezclaría con el agua y sería imposible de separar. Simplemente se parte en trocitos y se añade el agua, se deja así, tal cual, durante unos minutos y luego el agua se tira.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡Me lo apuntooo!! es que no me puedo resistir a un dulce...es superior a mis fuerzas y este bizcocho tiene una pinta para chuparse los dedos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te garantizo que está de muerte :D El dulce también es mi perdición jijijij

      Eliminar