sábado, 7 de abril de 2012

Merengue italiano

El merengue, suspiro o meringue (galicismo de merigue o merendinio de ahí el término merienda) es un tipo de postre hecho con claras de huevo batidas y azúcar, a los que se les puede añadir aromatizantes (vainilla, coco...)
Son ligeros y dulces y suelen ser utilizados como rellenos o decoración de pasteles o tartas.
Una vez preparado el merengue, se puede ornear de diferentes maneras, consiguiendo un dulce crujiente por fuera y tierno por dentro o totalmente seco y crujiente, dependiendo del tipo de cocción al que se le someta.
En la antigüedad se comían a media tarde, para saciar el hambre hasta la hora de la cena, de ahí su nombre, meringue o merendinio (en Galicia) y se hacía porque era barato y rápido de hacer.
Dependiendo de la forma de elaborarlo hay diferentes tipo, merengue francés, italiano, suizo o chino. El que hoy nos ocupa es el italiano, mucho más lustroso y fino que el francés.

INGREDIENTES:
.Un vaso de agua
.400grs de azúcar
.4 claras de huevo
PREPARACIÓN:
En un cazo se ponen 300grs de azúcar y el  vaso de agua y se coloca al fuego. En un recipiente perfectamente limpio y sin restos de grasa, se echan ñas claras, que se batirán a velocidad media.
A los cinco minutos, más o menos de poner el cazo al fuego, vemos que la mezcla comienza a burbujear (no remover).
Las claras ya están a medio montar y es el momento de añadirles los otros 100grs de azúcar, se hará poco a poco y se sigue batiendo (esta es la forma de hacer merengue francés)
A los 10 minutos, el almíbar comienza a burbujear de manera más evidente y homogénea, seguimos sin remover y dejamos que termine de alcanzar el punto justo.
Esto sucede cuando al meter una espumadera en el cazo, la sacamos y quitamos el excedente de almíbar, soplamos a través de la espumadera y se tienen que formar burbujas del otro lado (punto de bola) Para realizar esta comprobación, hay que poner especial cuidado en no tocar el almíbar, ya que está muy caliente y es conveniente estar acompañado, para que la otra persona nos diga si se hacen burbujas o no del otro lado de la espumadera.
Una vez que se ha alcanzado el punto justo del almíbar, se va añadiendo a las claras muy poco a poco en forma de hilo y sin dejar de batir se sube la potencia al máximo. Una vez vertido todo el almíbar se bate durante otros tres minutos para que la mezcla se temple y después ya está listo para usar.

4 comentarios:

  1. A ver a quién no se le antoja un merengue hoy, y mira que es algo con lo que no me he puesto, lo veo complicadillo porque no me gusta nada montar claras y el punto del almíbar me trae loca. Pero me pondré un día.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. A mí ahora me da menos pereza, porque tengo una batidora con brazo y echarlo todo allá y que trabaje jajaja Pero te puedo asegurar que sale de miedo, yo que no soy mucho de merengue, le estoy cogiendo una afición que ni te cuento jajaja justo lo que necesito jajajaja

    ResponderEliminar
  3. El merengue tiene una pinta estupenda, el problema es que a mi no me hace mucha gracia, pero se nota que le tienes bien cogido el punto. Un beso

    ResponderEliminar
  4. A mí tampoco me daba más, pero a Roge le encanta y poco a poco me ha pegado su afición, que maldita la falta que me hacía jajajaja

    ResponderEliminar