miércoles, 12 de septiembre de 2012

Patatas rellenas

Esta forma de preparar las patatas rellenas me encanta, aunque también tengo que decir que solo se pueden comer en contadas ocasiones porque son una bomba, tiene calorías para exportar, pero de vez en cuando hay que darse una alegría para el cuerpo y esta receta es estupenda para hacerlo. Sabrosas y fáciles, que más se puede pedir.
INGREDIENTES:
.Patatas
.Jamón cocido (york)
.Bacón
.Queso (que funda bien)
.Nata líquida.
.Sal y pimienta

PREPARACIÓN:
Lo primero es escoger unas patatas adecuadas, ni demasiado pequeñas, ni demasiado grandes, mejor con una forma regular y a poder ser alargaditas. Se lavan bien y se ponen a cocer, enteras y sin pelar, en agua con sal. Cocer a fuego bajo para que no se rompan y queden enteras y si grietas.
Mientras tanto se puede ir preparando el relleno. En un bol se van poniendo el bacón y el jamón de york picaditos (no hace falta que esté demasiado menudo), las cantidades es un poco al gusto, yo suelo poner más o menos la misma cantidad de las dos cosas. También se pica el queso (yo prefiero picarlo yo que ponerle del que ya viene picado, aunque en este caso he usado ese), me gusta que lleve bastante queso, porque eso las va a dejar más cremosas. Se añade la nata líquida, poco a poco y removiendo la mezcla, hasta que obtengamos una textura pastosa, no demasiado líquida. Se añade la pimienta negra, al gusto. Si no queremos que sean demasiado picantes, es mejor no pasarse, porque al ser todo ingredientes más o menos de sabor suave, la pimienta destaca mucho sobre ello.
Una vez cocidas las patatas, y dejándolas enfriar un poco. Le quitaremos una tapita en la parte de arriba y con una cucharilla o sacabolas, las iremos vaciando hasta dejar una pared de un centímetro más o menos (eso también va con el gsuto de cada uno, si se quiere más patata, se vacía menos).
Rellamos las patatas con la pasta que hemos preparado anteriormente y ya están hechas.
Una vez se vayas a comer le ponemos un poco más de queso por encima y le añadimos un chorrito de nata y las metemos al microondas unos cuatro minutos, más o menos. Hay que tener en cuenta que tenemos que dejarlo el tiempo suficiente para que se caliente y funda todo el relleno.
Y listas para servir.

La piel, se quita fácilmente a la vez que se van comiendo y en el caso de las patatas nuevas, si se han lavado muy bien, no hay problema ninguno en comerla, no resulta desagradable en absoluto.
La patata que queda de vaciarlas, se puede emplear para hacer un puré, que aquí no se tira nada. Y si sobra relleno, o bien lo usas para acompañar a la patata del vaciado o para añadir a unos spaguetti (riquísimo)
¡¡BUEN PROVECHO!!

6 comentarios:

  1. No me ponga esta cosas chiquilla,que estoy a dieta y lo paso muuuu mal jijiji

    ResponderEliminar
  2. jajajaj será porque yo también lo estoy y no quiero sufrir sola jajajaaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mira que eres maaalaaa!!

      Eliminar
    2. juas juas juas!!! mal de muchos... ;)

      Eliminar
  3. Es una idea genial porque debe estar deliciosa y además es muy sencillita de hacer. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
  4. De nada Lola, si le pones poquita pimienta, seguro que a tus peques les encantan, anímate. ^_^

    ResponderEliminar