lunes, 5 de noviembre de 2012

"Enfrentando al destino"


Faltan tres días nada más para que "Enfrentando la destino" salga a la venta. Aquí tenéis un pequeño adelanto...

Caracas, año 1731

Dirigió su mirada hacia las paredes ya desnudas de su hogar. Un nudo cerró su garganta amenazando con volver a provocarle el llanto.
A sus diecinueve años, se consideraba una joven fuerte y cabal, pero desde el mismo instante en que su padre le comunicó su intención de vender todas las propiedades de Caracas y regresar a España, su mundo se derrumbó y, con él, su fortaleza.
No quería irse, toda su vida se encontraba allí, con aquella gente. Era donde había nacido, donde había sido feliz y ahora su padre pretendía llevársela a una tierra lejana y extraña para ella. Un país al que no tenía ningunas ganas de volver, a pesar de saber que allí tenía familia.
No le hubiera disgustado hacer el viaje sabiendo que regresarían algún día, pero así... así no. En Caracas estaba todo lo que conocía, todo lo que amaba.
Sus pertenencias más valiosas se habían embalado para enviarlas a España, el resto se había vendido junto con la casa y las tierras.
Ya no quedaba nada que le perteneciera. Los ojos se le llenaron de lágrimas, y se nubló su mirada. Alzó la vista hacia el techo, respiró hondo y se tragó toda la amargura que la devoraba como una bestia hambrienta.
—Isabel, tenemos que irnos.
La cansada voz de su padre la hizo volver a la realidad. Al volverse para mirar su rostro vislumbró el dolor en aquellos hermosos ojos, tan vivaces en otros tiempos y ahora tan apagados y sin brillo.
La muerte de Catalina, su esposa, lo había sumido en una tristeza que rara vez lo abandonaba. Había intentado seguir adelante, por su hija, pero los años y los recuerdos lo habían vuelto cada vez más taciturno. Todo en aquella casa le recordaba a ella. El dolor por su pérdida no había disminuido con los años, al contrario, cada vez la extrañaba más.
Por eso había tomado aquella decisión: volverían a España; allí tenía familia y amigos. Quizá la distancia pudiera alejarlo también del recuerdo de Catalina.
No quería olvidarla, eso nunca pasaría, la había amado demasiado. Pero abandonar el lugar donde habían compartido felicidad y amor podría ayudarlo a no sentir tanto su falta.
Así se lo había explicado a Isabel y ella entendía sus razones, aunque no las compartía. Habían discutido hasta la saciedad, le había dado un millar de motivos para quedarse y otras tantas opciones para no tener que abandonar definitivamente su vida en Caracas.
Pero todo fue inútil. Ernesto Fuentes había tomado una decisión largamente meditada, así se lo había dicho, y ya no había marcha atrás.

Recorrió la estancia con la mirada por última vez y salió de su casa. Aunque, en realidad, ya no era suya. Se acomodó en el carruaje que aguardaba para llevarlos al puerto, donde la mayor parte de sus pertenencias los estaban esperando.

El trayecto hacia el puerto, en la ciudad de La Guaira, no era muy largo, pero a Isabel se le antojó eterno. Viajaban en silencio, cada uno sumido en sus pensamientos.
No apartó la vista de la ventana. Quería grabar en la memoria todos y cada uno de los lugares que tan bien conocía y que jamás volvería a ver.

8 comentarios:

  1. ¡¡¡¡¡Uhmmmmmmm!!!! A esto le llamo yo abrir boca, menos mal que queda poco para poder tenerla.

    ResponderEliminar
  2. Qué ganas de leerlo y más con ese pedazo de adelanto que dejas. Me parece que voy a estrenar mi ebook de la mejor manera!!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a las dos, espero que de verdad os guste y la disfrutéis, y gracias por el apoyo, sois estupendas. Un beso enorme para las dos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana. No sé si te acuerdas de mí. Hace tiempo participé en la web RNR. Estoy muy contenta de la próxima aparición de una novela tuya. Estoy empezando un proyecto de blog en el que me apetecería hablar de ti y de tus novelas. Escríbeme al siguiente correo si te interesa:
    valentinalevinlynch@gmail.com

    ResponderEliminar
  5. Hola Valentina :) que alegría me ha dado ver tu comentario, ¿cómo no me voy a acordar de ti? Un beso y gracias por todo guapísima ^_^

    ResponderEliminar
  6. Hola Ana, te invito a mi blog pa' q leas la reseña q le hice a tu pequeña GRAN novela declaracion de amor...espero q te guste,tanto como a mi me gusto la historia.
    Pinchando en mi nombre,creo q te llevara a èl

    Y esta novela es una compra segura conociendo ya tu estilo de escribir.

    Felicidades.

    Un bes

    ResponderEliminar
  7. Gracias Marilì, me ha encantado la reseña. Si no te importa he compartido el enlace en facebook (si prefieres que lo quite solo tienes que decírmelo,¿ok?)
    Gracias de nuevo, corazón ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orgullosa de ello Ana!!!!
      Gracias a ti por darnos esta historia

      Un bs

      Eliminar