viernes, 25 de diciembre de 2015

"Lola" de Patricia Sutherland. Serie moteros

“Lola”, de Patricia Sutherland. Serie moteros.


Porque, a veces, el amor llega cuando menos te lo esperas...

Andy y Conor pudieron ser más que amigos, pero cuando se presentó la oportunidad de tener un primer encuentro romántico, el motero escogió hacerle un favor a un colega en vez de acudir a la cita. Para la camarera, que llevaba meses suspirando por él y estaba convencida de que el interés era mutuo, supuso un gran desengaño amoroso ante el cuál reaccionó de forma contundente. Con tan solo veintidós años es el único sostén de la familia y decide que su vida es ya bastante complicada sin necesidad de involucrarse con alguien que no parece aclararse con sus propios sentimientos. 
Pero un día que el bar está de fiesta, los ánimos se caldean. Corre el alcohol, una cosa lleva a la otra y Andy pasa de mantener una violenta pelea con Conor a enredarse en una noche de sexo… 
Con otro motero
Y mientras su amante secreto inicia un vertiginoso ascenso hacia el tope de su lista de hombres favoritos y Conor sigue más empeñado que nunca en recuperar el terreno perdido con ella, un suceso dramático está a punto de cambiar la vida de Andy para siempre.

Lola es la tercera entrega de Moteros, una serie romántica contemporánea ambientada en la capital inglesa a finales de la primera década del 2000. 
Si te gustan las historias muy románticas pero a la vez muy sensuales, con personajes carismáticos y un final feliz, te va a encantar esta nueva inmersión de Patricia Sutherland en el excitante mundo del amor y las relaciones de pareja.

Opinión:

Sabéis eso de que cuando las cosas van mal, siempre pueden ir peor… pues eso, que a nuestra chica, Andy, la vida se le complica de una manera tremenda y mientras tanto tú, que estás leyendo como una posesa, no das crédito y piensas: madre mía, ¿de verdad está pasando esto? Y claro sigues devorando páginas porque necesitas saber, porque estas enganchadísima a la historia, y no solo por las desdichas de esta pobre muchacha, sino porque hay demasiadas cosas en el aire que estás deseando averiguar cómo terminan.

Lola, es una historia llena de sorpresas, muchas, muchísimas sorpresas. Unas estupendas, otras que te robaran una sonrisa o te dejarán ojiplática, otras que hasta lograran arrancarte alguna lágrima y por supuesto, algunas, fijísimo, te harán suspirar de amor. Vamos, que es una historia de lo más completa, que nos cuenta las venturas y desventuras de este grupo de moteros (¡ains! estos moteros). Porque aunque aquí la protagonista indiscutible son Andy (sobre todo ella) y su chico, Patricia nunca se olvida de nuestros muchachos, de esos que en su día ya nos robaron el corazón. Porque de nuevo volveremos a toparnos con Dakota (¡madre mía el motero pelilargo!, cómo me gusta a mí este hombre) y con Evel, el encantador, dulce y macizo Evel (sí, sigo suspirando). Y es que las novelas de Patricia son siempre corales y nos ofrecen, además de la historia central, que es la que lleva el peso de la trama, pequeños (o no tanto) retazos de la vida de aquellos personajes que en su momento fueron protagonistas, dándonos la oportunidad de seguir disfrutando, aunque en segundo plano, de su historia de amor.

Otra cosa que me gusta de Patricia y su forma de escribir, es la capacidad que tiene para transformar a los personajes sin cambiar su esencia. En realidad, creo que el personaje no cambia, la que muda es nuestra (mía en este caso) opinión sobre el personaje al ir conociéndolo, al descubrir sus motivos y el porqué de su forma de ser… me pasó en su día con Abby. En “Princesa” me pareció una niña mimada, egoísta y muy pesada, sin embargo en “Harley R.” (era la prota), llegué a comprenderla y terminó gustándome. Digamos que Patricia sabe mostrarnos las dos caras de una misma moneda, y al final descubres, que ese personaje que en principio no te agradaba demasiado, puede llegar a parecerte muy, pero que muy interesante…
Y dicho esto, viene la parte complicada: cómo explicar todo lo que esta novela me ha hecho sentir y eso sin desvelar demasiado, porque no quiero estropearle la lectura a nadie.
Lo primero diré que me ha gustado muchísimo, que la he disfrutado desde la primera hasta la última página y que hay un nuevo motero en mi corazón y ¡qué motero amig@s!,  de los que quita el sentido, de los que logran acelerar el pulso y te hacen desear ser la protagonista para estar entre sus brazos, para reír con él, para… que sí, que yo firmaba ahora mismo y me cambiaba por Andy. Que además de disfrutar del mejor sexo del mundo mundial, tiene una maravillosa personalidad (a pesar de lo jovencita que es). Decidida, de fuerte carácter, de ideas claras, responsable… una superviviente que, solita, está sacando a su familia adelante, bregando con un hermano adolescente y pendiente de una madre, que además de enferma, no está… Me ha encantado esta chica, su forma de pensar, las decisiones que toma, la madurez que demuestra en cada momento, incluso en los más difíciles; es admirable. También es divertida, pícara y sabe dejarse llevar cuando el momento lo permite (pedazo de momentos).

Y lo mejor de todo, este nuevo motero del que me he enamorado hasta las trancas, porque me ha sorprendido en todos los sentidos, demostrándome que no era cómo yo creía sino un tío, en el fondo y a pesar de su aspecto, muy cabal. Y lo voy a dejar aquí, no voy a decir más de él, porque creo que merece la pena descubrirlo por una misma, aunque me esté mordiendo las uñas para no contaros lo jodidamente atractivo que me parece jejeje

Del resto de personajes no hay mucho que añadir, porque a la mayoría los hemos ido conociendo en las otras dos entregas de la serie y son estupendos. De las nuevas incorporaciones, señalar a la familia de Andy, que son como una piña y aunque tienen buenas intenciones, en algún momento… menos mal que Andy tiene su carácter y no deja que nadie le organice la vida.

Como he mencionado al principio, “Lola”, es un no parar de llevarse sorpresas y sustos; una historia emotiva, divertida, un poquito triste y sobre todo, además de romántica, muy muy sensual (se me eriza la piel al recordar algunas escenas… definitivamente: quiero ser Andy)

Si has leído las otras dos entregas de la Serie moteros, no te puedes perder esta. Y si no lo has hecho, deberías probar, porque estos muchachos son de los que dejan huella.





domingo, 20 de diciembre de 2015

"Nunca digas nunca" de Meru Eirabella

Nunca digas Nunca, de Mery Eirabella

Libro 1º de la Serie Secret Life
Colin abandona Dublín tras aceptar una suculenta oferta de trabajo en Madrid con la intención de empezar una nueva vida lejos de la persona que le recuerda constantemente la situación más traumática de su existencia. Atrás deja a su familia, los recuerdos y una relación no resuelta con Sakis, el hombre al que le debe el haber sobrevivido a la espiral de destrucción por la que se dejaba arrastrar hasta que lo conoció.
Su primera impresión de Madrid no puede ser peor: llueve y, para colmo, el taxista le estafa. Aunque aún le espera algo mucho más desagradable: su casero es un tipo estirado que lo mira con desprecio, juzgándolo por su aspecto. Sin embargo, no tardarán en darse cuenta de que el desdén que se muestran es, en realidad, el comienzo de algo que ninguno de los dos quiere.
Nunca digas nunca, una romántica y apasionante historia de amor entre dos hombres que no podrás dejar de leer.

Opinión:

“Nunca digas nunca” ha sido la primera novela homoerótica que ha caído en mis manos. Hace tiempo que sentía curiosidad por este subgénero, pero por uno u otro motivo nunca encontraba tiempo (o me olvidaba de él por tener demasiadas lecturas pendientes) para darle una oportunidad. Ahora, esta ha llegado de mano de la Selección RNR y he de decir que me ha encantado.
Me ha parecido, independientemente de que los protagonistas sean dos hombres, una historia muy romántica. Sí, es erótica, muy erótica, porque tiene muchas escenas hot (muy hot), pero no se trata de sexo sin más. La ternura, la pasión, la sensualidad, el deseo y los sentimientos que la autora ha sabido transmitir en cada escena, con cada caricia y beso, me han emocionado y hecho vibrar sin que importara quienes era los protagonistas. Eran dos personas amándose y punto.
Me ha gustado y divertido, la forma en que Jared intenta ignorar y negar la atracción que Colin despierta en él, algo que en principio encuentra absurdo y aberrante (a él no le gustan los hombres…)
Genial las reacciones de Colin, su paciencia, su sentido del humor, la mano derecha con que maneja la situación, sin presionar a su indeciso y confundido compañero de piso (que no es su tipo y para nada le gusta…). La química entre ellos es evidente y genera maravillosos momentos de tensión sexual, que unida al deseo de saber en qué va a quedar la cosa, te atrapa y te impulsa a seguir leyendo (de hecho lo he devorado en un par de días y eso sin tener tiempo material para hacerlo, no podía dejarlo).
Una trama estupenda y bien desarrollada, en la que las dudas, los prejuicios y los miedos (tanto personales como al qué dirán) llevan la voz cantante, aportándole realismo a la historia. Porque creo (solo lo imagino), que no debe de ser fácil para alguien que siempre se ha considerado heterosexual, descubrir que se siente atraído por alguien de su mismo sexo y Mery, para mí, ha sabido plasmar esa zozobra y los conflictos internos de Jared al tener que aceptarlo.. o no. Porque, a pesar de sus 39 años, es un hombre inseguro que siempre se ha dejado dominar por un padre demasiado duro y autoritario y las apariencias.
Colin, sin embargo, es todo lo contrario, a pesar de sus demonios, de las malas experiencias (o quizás a causa de ellas), es un hombre seguro de sí mismo y con las ideas muy claras y una personalidad arrolladora que (para bien o para mal) no deja a nadie indiferente.
La he disfrutado muchísimo, me ha encantado la forma de escribir de Mery, la maestría y la delicadeza con que desarrolla cada uno de los encuentros entre Colin y Jared.

Estoy deseando leer las siguientes historias de Secret life y creo, de verdad, que merece la pena darle una oportunidad al género, pero sobre todo a esta novela porque es muy buena y yo la he disfrutado muchísimo.