martes, 7 de febrero de 2012

Herido de Verónica Valenzuela:

En la sociedad actual, donde se rinde culto desmedido a la belleza física, Morgan Drake es un monstruo.
Antiguo soldado de las fuerzas especiales SEAL, en el verano de 1991 fue apresado en su última misión a Irak. Sometido a crueles torturas logró sobrevivir con el cuerpo cubierto de cicatrices y dolorosas secuelas de por vida. 
Cada noche rememora en sueños el terror de los sótanos de la prisión de Bagdad y los gritos de sus captores.
Marcado por una infancia de maltrato y vejaciones a manos de un padre que le odia, Morgan sobrelleva su sufrimiento aislándose tras un muro de arrogancia y soledad.
Cuando Sara, la hermana de su mejor amigo, vuelve a su vida para derrumbar ese muro y enfrentarle a lo que más teme, desatará una guerra entre ellos de dramáticas consecuencias ¿Cuánto amor hace falta para redimir a un hombre a las puertas del infierno?


Tengo que comenzar diciendo que la autora no podía haber escogido un título más adecuado. Sencillo, pero que resume a la perfección la esencia de la novela.
La sinopsis nos da una idea bastante clara de lo que nos vamos a encontrar en las páginas de este libro y si se ha leído a Verónica anteriormente, no nos coge por sorpresa, nada o casi nada de lo que podamos encontrarnos, en cuanto a dureza se refiere.
"Herido" es una historia desgarradora, donde los sentimientos se desbordan alcanzando niveles desmedidos,  desde el odio más profundo y arraigado, hasta el amor más intenso y desinteresado.
Verónica Valenzuela no tiene miedo a mostrarnos la cara más oscura y dañina del ser humano, sin suavizar los horrores que el hombre es capaz de cometer contra sus semejantes, logrando, con ello, arrancarnos angustiadas lágrimas. Pero también sabe emocionarnos con el amor más puro, ese que es capaz de curar todas las heridas, hasta aquellas que se ocultan, muy hondo, en nuestra alma.

Es una novela muy intensa, de principio a fin, con escenas escalofriantes; pero para compensar hay otras terriblemente tiernas. No le faltan algunos momentos de humor, ni enfrentamientos acalorados, donde las palabras logran hacer más daño que los golpes y otras donde las palabras sobran y lo importante son los actos, donde además de mucha pasión, se derrocha ternura y amor.
El amor es la clave de esta novela, y no por el género al que pertenece, si no porque es lo único que puede salvar a nuestro protagonista de su dolor y sus cicatrices.
Emotiva hasta el último momento, cuenta con una sorprendente e inesperada escena final.

He sufrido junto Morgan y Sara, pero volvería ha hacerlo, porque también he disfrutado enormemente con esta peculiar pareja, tan opuestos físicamente y tan parecidos en todo lo demás.
Una historia maravillosa.

8 comentarios:

  1. ¡Jo, qué bien suena!! Ana, si mi lista de pendietnes ya era enorme ahora cada día la aumento, estono puede ser. Ya me lo he apuntado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. jajaja Marhya y los que nos quedan por apuntar jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Uff no sé si por el argumento o por tu crítica entran unas ganas tremendas de leerla.Pero tambien me da miedito por tanto sufrimiento,si tiene final feliz me tiro a por él de cabeza si no ni me acerco.Vamos Ana sueltalo ¿hay final feliz?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mari, tírate de cabeza y sin salvavidas ;)

      Eliminar
  4. Ainss!! yo lo tengo para leer pero no me abre el pdf :'( me has dejado con los dientes largos!!

    ResponderEliminar
  5. Menuda faena, Marta, a ver si logras abrirlo. Ya me contarás.

    ResponderEliminar
  6. Hola!!! Me lo podeis pasar??

    ResponderEliminar