martes, 23 de junio de 2015

"El compromiso" de Mercedes Gallego

“El compromiso”, de Mercedes Gallego.


En plena época de guerras e intrigas, una intrépida sajona tendrá que defender su hogar y su corazón de los asaltantes normandos. Lo que nunca imaginó fue que aquellos que le quitaron su mundo le ofrecerían un futuro fascinante en el que tendría que poner a prueba su astucia y valentía.
Ella, sajona con sangre vikinga. Él, normando, leal al rey. Un amor que ninguno podrá detener. Pese a que un compromiso adquirido con anterioridad, les pondrá a prueba.
¿Conseguirá lady Anne romper los lazos que atan a Willem de Brion a su pasado?

Opinión:

Me ha gustado mucho la historia de Anne y Willen. Dos protagonistas que por su origen y condición deberían odiarse y sin embargo… ¡Ains! el Amor, que todo lo puede.
“El compromiso” es una novela con un argumento sencillo, pero muy bien llevado. Una ambientación estupenda que logra situarte en una época de batallas y cambios, vencedores y vencidos, damas y caballeros. Con una trama perfectamente atada y una prosa cuidada y adecuada que da gusto leer.
De lady Anne, señalar su fuerza y su coraje, que la joven pone de manifiesto desde el inicio de la novela. Pero también es buena, dulce y leal, sin duda una dama encantadora que robará más de un corazón.
Willen, el rudo normando que ha asediado la propiedad de la sajona hasta lograr apoderarse de todo… dicho así no suena nada bien, pero es que luego este hombretón resulta adorable. Prendado desde el principio por lady Anne, no puede dejar de mostrarse atento, amable, comprensivo y protector con ella (llegado el momento también podremos sumar los celos a sus sentimientos jejeje). He disfrutado muchísimo de las primeras escenas entre ellos, son todo ternura. ¡Ojo! que también sabe enfadarse y sacar el genio cuando la ocasión lo requiere, aunque si la cosa tiene que ver con Anne, no le dura demasiado el enojo.
Del resto de personajes, destacar a Gladis, amiga y confidente de Anne. A Guy, un buen amigo de Willen, al que he terminado cogiéndole cariño por… bueno porque es muy majete el hombre. Y James, el hermano de Anne, que si bien en un primer momento me resultó un poco indiferente a pesar del amor que le profesa la protagonistas, después, durante una escena (de bastante importancia para el desarrollo de la trama) logró captar mi atención y es que el muchachote no está nada mal y no fui la única en darme cuenta…

Solo tengo un «pero», y es que se lee en un abrir y cerrar de ojos, se hace corta, aunque no resulta precipitada. Aun así, es una bonita y tierna historia de amor que sin duda merece la pena leer.

jueves, 18 de junio de 2015

"Noches perdidas" de Mina Vera

“Noches perdidas” de Mina Vera
Zaragoza, 1872.
Cuando Verónica Aranda estudiaba, soñaba con ir a la universidad y conseguir más tarde un puesto político, algo que ninguna mujer había alcanzado antes. Sin embargo, tres años después de volver a su casa, pasa los días enseñando a leer a sus alumnos y cuidando de su padre enfermo e insolvente. Los pretendientes que llamaron a su puerta elogiando su belleza y solicitando su mano en matrimonio, desaparecieron en el mismo instante en el que su padre se arruinó. Alejandro Zaldívar, sin embargo, acude a ella dispuesto a cumplir una antigua promesa y Verónica se ve obligada a aceptar la última voluntad de su progenitor: un matrimonio convenido y sin amor con el hijo del difunto amigo de su padre.

Aunque Alejandro no encuentra en la arisca y desagradable Verónica ningún rasgo de la dulce y encantadora niña que años atrás conoció, se reta a sí mismo a hacerla feliz. Ella, no obstante, se jura que jamás se entregará a él.

Cuando el destino, más poderoso de lo que ninguno de los dos cree, pretenda separarlos y la vida de ambos corra peligro en más de una ocasión, se verán obligados a enfrentarse a sus sentimientos y a dar respuestas al debate interno que albergan sus corazones.

Opinión:
“Noches perdidas”, un título más que acertado para una novela que me ha parecido perfecta en todos los sentidos, de lo mejor que he leído últimamente (y he leído novelas estupendas). Está muy muy bien escrita y eso, ya de mano, te anima a seguir leyendo, al menos a mí, que me he quedado maravillada con la forma de narrar de esta autora.
Luego está el argumento que desde un principio me ha parecido interesante, quizás por aquello de ser ella la arisca y la reacia a contraer matrimonio mientras que él está decidido a cumplir su palabra y casi que encantado con la idea. Los dos me han parecido unos protagonistas maravillosos, fuertes y decididos en los que vas viendo una evolución a medida que pasan los capítulos; cambios progresivos y justificados más que de sobra con hechos, situaciones y momentos que no te dejan indiferente, porque la relación de la pareja se convierte en un tío vivo de emociones y sentimientos contenidos, en la que el orgullo y la sinceridad jugarán un importante papel. Estos dos nos ofrece escenas rebosantes de ternura,  pasión y sensualidad; momentos de tensión, de angustia o de auténtica dicha durante una trama creo que muy bien hilada, que no deja nada al azar. Porque la historia no solo se centra en Alejandro y Verónica, a su alrededor hay un buen número de secundarios que aportan su granito de arena a la historia con sus penas y alegrías, con sus propias historias de amor, desamor, dolor o sufrimiento.
Además, la autora ha sabido cómo despertar la curiosidad del lector con alguna que otra intriga y un pequeño misterio, que sin destacar demasiado, está ahí, pendiente también de ser resuelto.
Ahora mismo no sabría decir si hay exceso o falta de diálogos, la verdad es que me es indiferente (aunque me encantan los diálogos), porque me encanta tal cual está escrita, eso sí, los diálogos que hay, me han parecido muy naturales y fluidos, y reflejan a la perfección el carácter y el sentir de los personajes.
De los protagonistas puedo decir que me han encantado, los dos, aunque claro, el que me ha robado el corazón desde el minuto uno, ha sido Alejandro. ¡Qué hombre! Lo  he visto tan humano, tan creíble, que creo que eso es lo que lo hace perfecto como personaje, porque sí, es un hombre maravilloso, atento, detallista, divertido, alegre, cariñoso con los suyos, además de muy inteligente, pero es que además también tiene dudas, recela y sufre por esa extraña relación que mantiene con una esposa a la que cada día desea más, pero que sin embargo continua igual de inaccesible que el primer día. La forma en que se derrumba en algunos momentos o se llena de esperanza en otros, le otorgan esa humanidad que comentaba antes.
Verónica, al igual que Alejandro, es un personaje fuerte, decidido, con las cosas muy claras y que no piensa dar el brazo a torcer por mucho que Alejandro pretenda lo contrario (o eso es lo que ella cree). Tiene un carácter difícil, arisco y casi hasta desagradable por momentos, pero lo cierto es que no me ha caído mal (vale, alguna vez le habría dado un par de sacudidas), porque creo que su manera de ser está justificada. Me ha encantado ver como poco a poco ha ido cambiando, suavizando sus maneras y adaptándose a su nuevo hogar y por su puesto rindiéndose a lo evidente…
Divertidísimas la tácticas de Alejandro para ir ganándole terreno, para acercase a ella aunque ese acercamiento termine por hacerlo sufrir más de lo que esperaba.

La ambientación estupenda, sin exceso de descripciones logra situarte en cada habitación o paraje; el lenguaje, las expresiones y el comportamiento de los personajes totalmente acertado. Vamos, que es una novela redonda, que sería la típica que destriparías tan ancha mientras te tomas un café con una amiga (que también la hubiera leído, por supuesto), porque tiene mil detalles que merece la pena comentar y que aquí no haré para no chafar la lectura a nadie jejeje.
Una novela totalmente recomendable: 5/5

jueves, 11 de junio de 2015

"Contigo, todo" de Yara Medina.

“Contigo, todo”  de Yara Medina.
Carmen es una joven granadina que gracias a una beca en biología trabaja en la universidad de Leeds. Tras varios meses residiendo en tierras inglesas, ha conseguido integrarse de manera satisfactoria tanto laboral como socialmente.
Mark Lewis, apodado «Seduction», es un biólogo de físico imponente, arrebatadora personalidad y a quien no se le ha resistido jamás ninguna mujer. Carmen, a pesar de sentir una intensa atracción por él, no le presta la menor atención, por lo que Mark ha decidido seducirla.
Cuando Carmen y Mark comienzan a vivir una apasionada e impetuosa relación, una serie de anónimos amenazan la vida de la joven española. A consecuencia de eso, Ian, un cardiólogo serio y responsable que forma parte de su círculo de amigos y además es el novio de Hanna, otra integrante del grupo, se empeña en tutelarla y velar por su bienestar.
La tranquila y cómoda existencia de Carmen se desmorona por momentos: además de luchar por proteger su vida, deberá decidir a cuál de los dos hombres que se disputan su cariño deberá entregar su confundido corazón.

Opinión:
¿Sabéis lo que pasa cuando se lee una novela sin haber mirado antes la sinopsis? Pues que te llevas sorpresas jejeje. Os podéis imaginar mi cara, tras leer varios capítulos y  ya hacer a Mark rendido de amor frente a Carmen y olvidándose de que en el mundo existen más mujeres, cuando de repente… unos chupitos, un juego, un beso y yo voy y alucino pepinillos con una sonrisa que no me coge en la cara porque la cosa se pone mucho más interesante: dos hombres y una mujer que no sabe por cuál de ellos decidirse.
La verdad es que la chica lo tenía difícil, porque aún a sabiendas de que Mark es un mujeriego que no se compromete, está como un queso, es divertido y encantador y sabe cómo hacerla perder los papeles (y lo que haga falta jejeje). A mí, la verdad, es que ya me tenía ganada. Pero claro, luego está Ian (ya el nombre le da un punto, porque me encanta), pero además es que es un cielo de hombre, tan atento, agradable, con esos ojos azules que siempre sonríen… perfecto si no fuera porque tiene novia.
Sorry, voy a poner un spoiler como una casa de grande porque no me puedo resitir:
Cómo me gustó el momento del beso (Ian/Carmen) durante el juego, si es que las chispas, la química entre ellos, se podía palpar  y así era imposible no darse cuenta de que allí iba a pasar algo (os recuerdo que no me había leído la sinopsis) y más tarde cuando,  a pesar de “todo”, se dejan llevar y están junto ya fue lo más. Sí, él le es infiel a su novia y ella en cierta forma también traiciona a Mark, aunque entre ellos no haya nada serio, pero es que así es la vida, esas cosas pasan y por eso ME HA ENCANTADO.
De Carmen decir que es un personaje muy humano, precisamente por dejarse llevar, por las dudas y los miedos que le impiden tomar una decisión. Una chica encantadora, simpática y trabajadora que termina hecha un lio y sin saber qué hacer con su vida y su corazón.
Los secundarios forman un grupo variopinto y divertido que si bien no tiene demasiado peso en la historia, salvo Helen, que es la que más relación tiene con Carmen, hacen su papel y redondean la historia.
La parte de los anónimos ha aportado un puntito de intriga y su desenlace ha servido para ofrecernos un estupendo final, de esos que te hace sonreír con ganas al imaginarte la escena.

Me ha encantado la historia, la forma en que está enfocada, contada y escrita. Tierna y pasional a partes iguales es una novela que merece la pena leer.

martes, 9 de junio de 2015

"Amor escarchado" de Eva M. Soler e Idoia Amo

“Amor escarchado”
Alexander Green es un joven cirujano plástico que vive en Los ángeles, entre fiestas y surf, hasta que es testigo de un crimen que le obliga a entrar en el programa de protección de testigos. Para su asombro, es enviado a Sutton, un pequeño pueblo de Alaska, todo lo contrario a lo que está acostumbrado. Un lugar tan lejano como el corazón de la sheriff local, Rylee Scott, una treintañera que ha renunciado al amor, y que pronto despertará el interés de Alex.

Opinión
Nunca dejará de sorprenderme el hecho de que dos personas puedan escribir juntas una novela, personalmente me parece algo complicado. Será cuestión de compenetración, de entendimiento y sobre todo, saber fundir sus estilos. Porque eso es algo que sí que me maravilla al leer estas novelas escritas a cuatro manos, que no se notan cambios de voz y solo por eso ya tienen mi admiración. Y si además la novela es entretenida y cuenta con un protagonista como Alex, pues ya no se puede pedir más.
Ha sido divertido ver como este chico, acostumbrado a la buena vida, al sol y a que las chicas se derritan por sus huesos, se las tiene que ingeniar para sobrevivir en ese pueblecito de Alaska, donde no hay lujos, ni demasiado que hacer y donde hasta bajarse del coche puede suponer un peligro. La verdad es que por momentos no sabía si pensar que era un poco tonto (Rylee no lo dudaba, lo tenía muy claro jejeje) o compadecerme de él por todo lo que le estaba pasando. Aunque no tarda en demostrar que solo ha sido un bajón temporal y que es un hombre muy capaz, al menos en aquello que conoce y domina, la medicina.
Rylee también me ha gustado, es una chica seria y responsable, aunque un poco gruñona y se ha dejado un poquito, tanto que está a punto de convertirse en la versión “alaskeña” de la loca de los gatos. Pero bueno, la presencia de Alex no tarda en hacer efecto y poco a poco empieza a salir de ese extraño letargo que la mantenía un poquito apartada de sus amigas y de la diversión.
Secundarios, pues destacar a Lena, amiga del alma de Rylee y a Brian, hermano gemelo de Rylle. Están casado pero a punto de divorciarse, o eso es lo que ellos creen.  Lena es una mujer hiperactiva, deportista, con mucho estilo y unos gustos algo caros. Brian, no solo se parece a su hermano físicamente, también es un gruñón y no soporta que Lena siga comportándose como una niña rica y mimada. Y entre discusión y discusión… nos entretendremos un rato con ellos y sus cosas. Con lo que en realidad, en este libro hay dos historias paralelas, aunque los protas sean Rylee y Alex.
Me ha encantado la escena en que Rylee se queda en la consulta para ayudar a Alex, es a partir de ahí cuando todo cambia entre ellos, aunque ella no lo quiera reconocer. Me ha gustado la forma en que todo empieza entre ellos, ha quedado muy natural y creíble. Eso sí, hacia el final lo he pasado mal por Rylee y la he entendido, los Ángeles no es para ella y queda claro desde el primer momento. Y aquí fue cuando empecé a ponerme de los nervios pensando en quién iba a ceder, en cómo iban a solucionar algo que de mano parecía casi imposible de solucionar, pero entonces llega ese pedazo de final. Se me puso una sonrisa de oreja a oreja en cuanto entendí lo que estaba pasando, que bonito, de verdad y que monada de chico.

“Amor escarchado”, una novela entretenida y divertida, con unos protagonistas que parecen no encajar y situaciones, en ocasiones absurdas que te robaran una sonrisa. 
Se me olvidaba decir que la portada me encanta.

sábado, 30 de mayo de 2015

"Gigoló. El amor tiene un precio"

Su novio está de viaje, sus amigas ocupadas y María ha decidido hacerlo: contratar los servicios de un gigoló por una sola noche. Sin embargo aquella experiencia de sexo pagado con un desconocido (Allen) quizá sea más trascendente de lo que esperaba. Dos años después se encuentran de manera fortuita, cuando ella está a punto de casarse con el hombre de su vida. Así descubre que Allen lleva desde entonces buscándola, y también que una noche de sexo por 500 libras ha podido cambiar sus destinos para siempre. A partir de ahí, María deberá elegir si continúa su perfecta vida tal y como estaba planificada desde que era una niña o si se deja arrastrar por Allen, un hombre tan atractivo como peligroso, y de quien no puede salir nada bueno... ¿Será capaz María de evitar a Allen? ¿Podrá seguir con su vida tras reencontrarse? Porque no hay mayor traición que ser infiel a una misma, José de la Rosa nos muestra que es posible salirse del guión y empezar de nuevo.

Me ha encantado. Es una historia muy romántica, bueno, Allen consigue que la historia sea romántica. Porque además de ser un amante excepcional y estar buenísimo,  es el hombre más detallista, original, ingenioso y atento del mundo mundial. ¿Cómo no enamorarse de él? (Y no hablo de la protagonista jejeje). Además, J. de la Rosa ha sabido generar la tensión suficiente y en los momentos adecuados, para mantenerme pegada al libro. No quiero hacer spoiler, pero hay un par de situaciones en que me apetecía comerme las uñas; he compartido la angustia, las dudas y los miedos de María. He reído y suspirado con ella. He disfrutado de ese despertar suyo, ese volver a ser ella misma después de décadas siendo lo que otros querían que fuera. He aplaudido su valentía y sus decisiones, que creo fueron las acertadas dadas las circunstancias.
De Allen poco puedo añadir, salvo que es perfecto. La manera de comportarse con María, los detalles que tiene para con ella, las cosas que le dice y hace… ains si es que era para no pensárselo y salir corriendo con él de la mano y no mirar atrás.
El que me ha sorprendido ha sido Edward, que pasó de ser un hombre atractivo y agradable, a convertirse en alguien, para mí, falso y despreciable por la forma en que trata a María, y no hay despecho que valga, el tío es un capullo en toda regla que sólo quiere tener una mujer bonita, un florero, que diga Amén a todo cuanto él diga y ordene, que no siente el menor respeto por la mujer a la que se supone lleva amando toda la vida.
Y ya puestos a soltar veneno sigo con Karen… menuda bruja la tía. Esa sí que es una falsa y además mala persona que ni es amiga ni es nada, que lo único que le importa, como a Edward, son las apariencias, el qué dirán. Todo lo que no encaje en ese mundo perfecto es rechazado. Lo dicho, una mala pécora.
Las respectivas madres (de María y Edward), aunque han intervenido poquito, me han parecido dos Señoras, a pesar de la diferencia social que las separa. Inteligentes, amables y que saben cuál es su lugar en toda esta historia.
La química entre los protagonistas es más que evidente desde el principio, pero lo que me ha hecho vibrar, lo que de verdad me ha llegado, han sido los sentimientos, las sensaciones que les invaden cuando están cerca el uno del otro, cuando se miran, cuando hablan o ríen… todo eso lo ha sabido plasmar el autor en el papel, dando fuerza a unas escenas que por sí solas pasarían desapercibidas.  
Al leer el título se puede pensar: «Esto va a tener sexo a cascoporro». Pues no, no lo tiene y no le hace falta (no quiero ser mentirosa, un poquito sí que tiene, pero lo justo), porque como digo lo que prima en esta novela es el sentir de esta pareja que necesita averiguar cosas antes de tomar decisiones.
Me ha parecido una historia intensa, pasional y también original en lo tocante al argumento y además muy bien escrita. Totalmente recomendable.
Valoración: 5/5


lunes, 25 de mayo de 2015

"Luna de vainilla" de Margot Recast

¿Será él el chico del que debe enamorarse? ¿Se puede amar a la persona que odias?
Es el último verano antes de comenzar la universidad y Luna viaja con su familia para pasar sus vacaciones de verano en la casa del pueblo. Allí va a reunirse con sus dos mejores amigas, con las que comparte la esperanza de que ese verano sea diferente a todos los anteriores. Y lo será, porque la dulce Luna, que nunca ha tenido novio, tendrá que elegir ahora entre dos chicos muy diferentes, aprendiendo que las cosas no siempre son lo que parecen y viéndose envuelta en una historia de rivalidades, celos, envidias y conspiraciones pero, sobre todo, mucho amor.
En esta primera novela, Margot Recast retrata con sencillez situaciones y sentimientos cotidianos de la vida adolescente, tratando valores como la amistad, la familia, el amor o la gestión de los confusos sentimientos que caracterizan a este periodo de la vida.

Creo que por la sinopsis es fácil adivinar que se trata de una novela juvenil cien por cien; detalle que no ha impedido que disfrutara de su lectura porque me ha hecho recordar la intensidad con que se vive todo a esas edades, lo mucho que se magnifican las cosas cuando se tienen dieciocho años. Ha sido un poquito como volver atrás en el tiempo.
Desde mi punto de vista, Margot Recast ha reflejado a la perfección el carácter, el sentir, las necesidades y prioridades de este grupo de jóvenes que empiezan a descubrir el amor, con todo lo que eso conlleva: confianza, respeto, sinceridad…
Me ha gustado sobremanera que Luna, la protagonista, no sea la típica chica guapa. No, Luna es una nena un poco rellenita, que aunque no se siente acomplejada es consciente de que su aspecto no resulta atractivo a los chicos y por eso nunca ha tenido novio. Además tiene bastante carácter y no se amedrenta ante nada. Enfrenta las dificultades como cree que debe hacerlo y actúa en consecuencia.
De Diego, el protagonista, tengo que decir que al principio no me caía nada bien, no me fiaba de él, tenía la sensación de que estaba jugando con Luna y que al final todo sería una broma de mal gusto que terminaría destrozándole el corazón a la chica. Pero me equivoqué. Igual es un pelín dramático, pero bueno a su edad se lo puede permitir y anda que no me hubiera gustado a mí que un chico hubiera hecho por mí lo que Diego hace por Luna (me habría derretido de gusto).
Los secundarios, casi se podrían llamar coprotagonistas, porque todos forman parte de la historia al tiempo que viven la suya propia. Urko, Sandra, Laura y Mario, un cuarteto que acompañaran a Luna y Diego en un verano que ninguno de ellos olvidará y no sólo por los buenos momentos.
Esta historia, escrita con sencillez, me ha enganchado desde el principio con los jaleos amorosos de esta pandilla de adolescentes, con ese lugar especial y secreto en el que las chicas se reúnen para hablar de sus cosas y que me ha parecido realmente especial. Con un título precioso que le viene de perlas a la historia y una portada chulísima que sin duda refleja a la perfección la esencia de la novela.



viernes, 8 de mayo de 2015

"Si fueras mía" de Lola Rey

"Si fueras mía"

(Puede contener spoiler)
Declan Kindelán se ha esforzado mucho por hacerse un hueco en una sociedad a la que no pertenece, ayudado por su enorme inteligencia y su gran tesón. Hijo de una viuda irlandesa, ha tenido que soportar muchas humillaciones hasta lograr un título de abogado en la prestigiosa universidad de Eton.
Lord Wells es un noble atípico que, consciente de la valía de Declan, lo contrata como su secretario personal y encargado de sus finanzas.
Todo irá sobre ruedas hasta que Emma, hija de Lord Wells, se cruce en su camino. La joven provoca en Declan emociones que nunca había sentido y cuando éste se dé cuenta de que lo que siente escapa a su control, hará todo lo posible por alejarse de ella, incluso empujarla a que contraiga matrimonio con otro hombre.

Me ha sabido a poco, me hubiera gustado que fuera un poquito más larga porque la historia es preciosa.
Como de costumbre Lola pone el toque original a su relato cambiando las tornas, pues es ella la que ostenta una buena posición social, mientras que él no es nadie. Evidentemente eso ya hace suponer que la relación no puede llegar a buen puerto a pesar de lo que ambos sienten.
Este tipo de detalles, son los que consiguen que una novela sea, de mano, interesante.

Sobre los personajes no hay mucho que decir, porque a excepción del padre de Emma, el resto solo hacen pequeñas apariciones, pues el peso de la trama recae sobre los protagonistas y su tormentosa historia de amor.
Emma me ha gustado por su carácter dulce y en cierta forma inocente, es un encanto de chica que, en un principio, no entiende los cambios de humor del secretario de su padre, como tampoco entenderá, más tarde, por qué no pueden estar juntos cuando es evidente que se aman.
Y Declan (me gusta su nombre), Declan se cae con todo el equipo, porque él que aseguraba que no se casaría, que no quería tener hijos, que soltero estaba y soltero se quedaría, le faltó tiempo para prendarse de la hija de su patrón. Eso sí, a serio y responsable no lo gana nadie, al menos en cuanto al trabajo se refiere. Me ha encantado ver como se va enamorando poco a poco. Aunque, ese querer y creer no poder, casi termina con él.
Un detalle que me ha parecido curioso y que en cierta forma se agradece porque también se aleja de los tópicos, es que el prometido de Emma no es ni un villano, ni un petardo. Es un hombre bueno, atento y cariñoso que realmente está enamorado de ella.

La trama está bien hilada y mejor escrita. Es tierna, emotiva, entretenida y se lee en un santiamén.
Sólo tengo un pero, la parte de los bandidos me ha quedado un poco coja; supongo que la longitud de la novela no daba pie a profundizar más en el tema.  
 El título, muy adecuado.
Y por supuesto, no puedo dejar de mencionar ese cameo especial que me ha puesto una sonrisa en la cara y que no es otro que la aparición de Fortuna, la preciosa gatita blanca de Lola, a la que tuve el gusto de conocer y de la que me enamoré totalmente.



viernes, 1 de mayo de 2015

"Siervo de tu amor" de Sandra Palacios

“Siervo de tu amor”, de Sandra Palacios.
Para acabar con las reyertas entre clanes que tienen lugar en las bellas tierras escocesas, existen los llamados Guardianes de Escocia. Sin embargo, la inminente invasión de los normandos se convierte en la excusa perfecta para dividir a los highlanders.
Kiar MacArthur, es uno de los guardianes que está al servicio de su tierra. Kiar, acaba de regresar de conversar con los franceses y trae noticias importantes que es preciso trasmitir de inmediato.
Lady Nerys MacBean es una joven bella e inocente cuya única meta en la vida es vengar la muerte de su familia. Desde que su clan fue exterminado, desconfía de los Guardianes de Escocia porque cree que no quisieron descubrir a los culpables que aniquilaron a los suyos.
Cuando las vidas de Kiar y Nerys se cruzan, ambos se verán obligados a enfrentarse a sus creencias, y en la aventura que habrán de emprender juntos descubrirán que nada, ni siquiera el amor, es como habían pensado.

Si lees esta novela vas a encontrar emoción, intriga, traición, dolor, pasión, amor, humor… pero sobre todo, ternura. Al menos a mí es la sensación que me ha quedado al terminarla. Cierto que los protagonistas pasan por malos momentos, que en más de una ocasión sus vidas corren peligro, pero es su forma de ser, la manera que tiene de comportarse el uno con el otro, ese carácter amable, leal y dulce que ambos tienen (sí, él es un Guardián, un guerrero, pero en el fondo o al menos cuando está con Nerys, es un amor de hombre) hacen que eso sea posible. Me han encantado los dos, tan diferentes pero en el fondo tan parecidos, siempre dispuestos a sonreír, aunque cuando tienen que sacar el carácter lo sacan sin el menor problema. Resumiendo, son tal para cual y la química entre ellos se nota desde el principio, y desde ese principio encontrarán siempre algún pretexto para estar juntos, para verse. Porque ninguno de los dos puede negar la atracción que siente por el otro.
De los personajes secundarios, destacaría a Anabella y Jaimie que, obligados a estar juntos por las circunstancias, han dado mucho juego, por sus disputas, por el mal carácter de ella que contrasta de manera evidente con el de él, mucho más dispuesto a la broma y el buen humor. Sin duda la combinación da buen resultado y me ha gustado. Y  Douglas y Brigitte, aunque creo que podrían haber dado un poquito más de vidilla a la historia, también tienen lo suyo y quién sabe, igual la autora se anima a contarnos que pasa con ellos.
La novela, escrita con el estilo inconfundible de Sandra Palacios, está bien hilada y creo que no deja cabos sueltos. Llena de sorpresas. Algunas muy agradables… no quiero decir más para no hacer spoiler, otras no tanto y en más de una ocasión me he llevado un disgusto y me he quedado en plan: “¿Perdonaaa? Esto no ha pasado, ¿verdad?”… aquí tampoco añadiré más para no adelantar acontecimientos ni chafarle la lectura a nadie. Una buena ambientación, con estupendas descripciones, tanto del entorno como de los sentimientos de los personajes, que te permiten saber en todo momento que piensan, que sienten.
Como ya he dicho, “Siervo de tu amor” es una preciosa y tierna historia de amor, en el marco incomparable de las Highland y con un protagonista del que es imposible no enamorarse.
Se me olvidada comentar que la portada me parece preciosa.

sábado, 25 de abril de 2015

Un paseo por "El Paraíso", de Andrea Pereira.

Después de siete largos años de ausencia, Maylen Timerman regresa al pueblo del que huyó dejando su casa, su familia y su amor a consecuencia de un trágico suceso. Entre los objetivos que marcan su retorno, y que una vez cumplidos cerrarán para siempre esa etapa dolorosa de su vida, está explicarle a Gabriel el motivo de su abandono.
Gabriel jamás pudo perdonarle a Maylen el haberle dejado plantado a las puertas del altar. Ahora que la mujer fría de la que estuvo profundamente enamorado ha regresado, va a hacerle sufrir en propia carne el rechazo y la humillación a la que fue sometido. Con el plan que ha pergeñado para ello, espera reparar su orgullo herido y así poder al fin pasar página y continuar con su vida.
Sin embargo, una muerte cambiará todos los planes.
Suspense, intriga, conspiración, venganza, pasión, aventura y amor al pie de las altas cumbres de la Cordillera de los Andes.

Cuando leí la sinopsis de esta novela, no sé en qué punto me despisté porque no me esperaba, para nada, el giro que da la historia hacia el final. Lo que en principio me pareció una historia de reencuentros, cargada de rencor, culpa y remordimientos, se convirtió (para mí, que a veces ando por la vida como una maleta y no me entero de nada) de golpe y plumazo en una novela de intriga, con un asesino suelto y una investigación en marcha para resolver el asunto. Eso sí, que no me esperara el giro no quiere decir que no me gustara, de hecho me encantó. Imprime a la novela un ritmo mucho más ágil que sin duda contrasta con el tempo pausado del principio (supongo que la escasez de diálogos en esta parte inicial refuerza esa sensación de lentitud en la narración de los recuerdos de Maylen) y que junto a una trama bien hilada y coherente, va generando cada vez más expectación.
Cuenta con una ambientación estupenda y está muy bien escrita. Y aunque he echado de menos el “acento” argentino en los diálogos (sé que aquí, en España, eso no agrada a todo el mundo porque le resulta chocante o extraño), sí que en el texto aparecen expresiones y modismos propios de ese país. Detalle que me encanta y disfruto tratándose de historias ambientadas en América del Sur.
Me ha resultado muy creíble la relación entre los protagonistas. Las circunstancias, los sucesos del pasado, los ha dejado tocados y los ha convertido en dos personas muy diferentes a las que eran siete años atrás. Aunque pronto se darán cuenta de que sus sentimientos siguen intactos y la pasión se desatará a la primera oportunidad. Esta pareja mantiene desde el principio una relación marcada por el deseo, inconvenientes y problemas que en al final, en lugar de alejarlos, los une más.
Un paseo por “El Paraíso” es una novela para leer sin prisa, para disfrutar de sus paisajes, para sentir el dolor de los protagonistas, para repasar mentalmente la trama en busca de un asesino, para terminar a punto del infarto cuando las cosas se precipitan y crees que todo termina y emocionarte con el amor incondicional que Gabriel demuestra sentir por Maylen…
Una bonita historia de amor, aderezada con intriga que merece la pena leer.


domingo, 19 de abril de 2015

"Una pareja escandalosa" de Marcia Cotlan

“Una pareja escandalosa” de Marcia Cotlan.


Aimée Du Maurier es la beldad del condado. Tiene diecisiete años y pertenece a una familia de hacendados cuya plantación es la más antigua de Carolina del Sur.
No hay un solo muchacho en Charleston que no desee casarse con ella. O mejor dicho, sí lo hay: Edward Robilard, quien desciende de otra insigne familia dedicada a la política. Un mujeriego empedernido, un hombre muy culto que desprecia a Aimée por su frivolidad típica de las damas sureñas.
A pesar del odio que se profesan, ambos se ven forzados a contraer matrimonio para salvar la reputación de la muchacha, que ha quedado malparada por culpa de un escándalo.
¿Lograrán dejar atrás sus diferencias para rendirse al amor?


No sabría decir el tiempo que hace que no leo una novela ambientada en los estados sureños de Norteamérica y me ha encantado. Es una época que siempre me ha gustado como fondo de las historias (sobra decir que el tema de la esclavitud le resta encanto… por suerte nuestros protagonistas suelen estar en contra jejeje) y en este caso no podía ser de otra manera. Marcia ha logrado una ambientación estupenda, ha sabido reflejar una sociedad en la que la mujer era un mero objeto de decoración que sólo debía preocuparse por lucir bonita, sin pensar por sí misma ni interferir en los asuntos de los hombres. Una época en la que el coqueteo era casi un arte y era visto con buenos ojos, pero sin embargo las normas de conducta eran rígidas y el menor desliz desembocaba en escándalo.
Y escándalo o más bien escándalos serán los que protagonicen esta pareja (el título lo dice todo).
Ella, una jovencita de diecisiete años acostumbrada a que todos la adulen, la cortejen y beban los vientos por ella. Y con el carácter caprichoso y un tanto pueril propios de alguien de su edad y posición.  Él, un hombre con una reputación y un carácter que no lo convierten precisamente en el paradigma del caballero sureño, pero que sin duda sabe cómo encender a una mujer… en más de un sentido, pues a Amiée le hará arder pero de furia.
Y es que la relación entre estos dos empieza marcada por un odio casi visceral que los lleva al límite, que hace salir lo peor de cada uno de ellos y les lleva a infringir el mismo daño y sufrimiento que reciben del otro. Así comienza la relación entre Edward y Amiée, de forma intempestiva. Pero toda esa rabia, ese odio, ese rencor que se tienen, en el fondo, solo sirven para ocultar un sentimiento más intenso y profundo que ambos se niegan a reconocer que sienten: amor.
Me encanta como maneja Marcia estas situaciones, lo hasta el límite que lleva a sus protagonistas, hasta casi romperlos de dolor, para luego con un giro maravilloso hacer cambiar las tornas y dejar que el amor fluya entre ellos de forma natural… bueno, digamos que fluye pero teniendo que sortear alguna que otra “piedrecita”.
Creo que sobra decir que ambos son personajes estupendos, fuertes, decididos y testarudos como ellos solos… tal para cual. Verlos madurar, reconocer sus errores y tratar de ponerles remedio da como resultado escenas tiernas y emotivas que nada tiene que envidiar a las de aquellos enfrentamientos primeros, donde las chipas saltaban, la atracción podía palparse y la tensión no siempre era negativa.
Sobre el resto de personajes hay poco o nada que decir pues apenas tienen cabida en la historia, pero la verdad tampoco lo he echado de menos, me gustan este tipo de novelas en la que la trama gira casi exclusivamente alrededor de los protagonistas; quizás destacar a los hermanos de Edward, que en cierta forman toman parte activa en la relación de la pareja. Y sí, bueno, a la petarda de Jude… si es que al final tanta dama sureña y la chica era una viborilla.

“Una pareja escandalosa” cuenta con una trama bien hilada, coherente y muy bien escrita. Es una novela entretenida, que arranca más de un suspiro y sonrisas, que emociona y engancha.