viernes, 1 de mayo de 2015

"Siervo de tu amor" de Sandra Palacios

“Siervo de tu amor”, de Sandra Palacios.
Para acabar con las reyertas entre clanes que tienen lugar en las bellas tierras escocesas, existen los llamados Guardianes de Escocia. Sin embargo, la inminente invasión de los normandos se convierte en la excusa perfecta para dividir a los highlanders.
Kiar MacArthur, es uno de los guardianes que está al servicio de su tierra. Kiar, acaba de regresar de conversar con los franceses y trae noticias importantes que es preciso trasmitir de inmediato.
Lady Nerys MacBean es una joven bella e inocente cuya única meta en la vida es vengar la muerte de su familia. Desde que su clan fue exterminado, desconfía de los Guardianes de Escocia porque cree que no quisieron descubrir a los culpables que aniquilaron a los suyos.
Cuando las vidas de Kiar y Nerys se cruzan, ambos se verán obligados a enfrentarse a sus creencias, y en la aventura que habrán de emprender juntos descubrirán que nada, ni siquiera el amor, es como habían pensado.

Si lees esta novela vas a encontrar emoción, intriga, traición, dolor, pasión, amor, humor… pero sobre todo, ternura. Al menos a mí es la sensación que me ha quedado al terminarla. Cierto que los protagonistas pasan por malos momentos, que en más de una ocasión sus vidas corren peligro, pero es su forma de ser, la manera que tiene de comportarse el uno con el otro, ese carácter amable, leal y dulce que ambos tienen (sí, él es un Guardián, un guerrero, pero en el fondo o al menos cuando está con Nerys, es un amor de hombre) hacen que eso sea posible. Me han encantado los dos, tan diferentes pero en el fondo tan parecidos, siempre dispuestos a sonreír, aunque cuando tienen que sacar el carácter lo sacan sin el menor problema. Resumiendo, son tal para cual y la química entre ellos se nota desde el principio, y desde ese principio encontrarán siempre algún pretexto para estar juntos, para verse. Porque ninguno de los dos puede negar la atracción que siente por el otro.
De los personajes secundarios, destacaría a Anabella y Jaimie que, obligados a estar juntos por las circunstancias, han dado mucho juego, por sus disputas, por el mal carácter de ella que contrasta de manera evidente con el de él, mucho más dispuesto a la broma y el buen humor. Sin duda la combinación da buen resultado y me ha gustado. Y  Douglas y Brigitte, aunque creo que podrían haber dado un poquito más de vidilla a la historia, también tienen lo suyo y quién sabe, igual la autora se anima a contarnos que pasa con ellos.
La novela, escrita con el estilo inconfundible de Sandra Palacios, está bien hilada y creo que no deja cabos sueltos. Llena de sorpresas. Algunas muy agradables… no quiero decir más para no hacer spoiler, otras no tanto y en más de una ocasión me he llevado un disgusto y me he quedado en plan: “¿Perdonaaa? Esto no ha pasado, ¿verdad?”… aquí tampoco añadiré más para no adelantar acontecimientos ni chafarle la lectura a nadie. Una buena ambientación, con estupendas descripciones, tanto del entorno como de los sentimientos de los personajes, que te permiten saber en todo momento que piensan, que sienten.
Como ya he dicho, “Siervo de tu amor” es una preciosa y tierna historia de amor, en el marco incomparable de las Highland y con un protagonista del que es imposible no enamorarse.
Se me olvidada comentar que la portada me parece preciosa.

sábado, 25 de abril de 2015

Un paseo por "El Paraíso", de Andrea Pereira.

Después de siete largos años de ausencia, Maylen Timerman regresa al pueblo del que huyó dejando su casa, su familia y su amor a consecuencia de un trágico suceso. Entre los objetivos que marcan su retorno, y que una vez cumplidos cerrarán para siempre esa etapa dolorosa de su vida, está explicarle a Gabriel el motivo de su abandono.
Gabriel jamás pudo perdonarle a Maylen el haberle dejado plantado a las puertas del altar. Ahora que la mujer fría de la que estuvo profundamente enamorado ha regresado, va a hacerle sufrir en propia carne el rechazo y la humillación a la que fue sometido. Con el plan que ha pergeñado para ello, espera reparar su orgullo herido y así poder al fin pasar página y continuar con su vida.
Sin embargo, una muerte cambiará todos los planes.
Suspense, intriga, conspiración, venganza, pasión, aventura y amor al pie de las altas cumbres de la Cordillera de los Andes.

Cuando leí la sinopsis de esta novela, no sé en qué punto me despisté porque no me esperaba, para nada, el giro que da la historia hacia el final. Lo que en principio me pareció una historia de reencuentros, cargada de rencor, culpa y remordimientos, se convirtió (para mí, que a veces ando por la vida como una maleta y no me entero de nada) de golpe y plumazo en una novela de intriga, con un asesino suelto y una investigación en marcha para resolver el asunto. Eso sí, que no me esperara el giro no quiere decir que no me gustara, de hecho me encantó. Imprime a la novela un ritmo mucho más ágil que sin duda contrasta con el tempo pausado del principio (supongo que la escasez de diálogos en esta parte inicial refuerza esa sensación de lentitud en la narración de los recuerdos de Maylen) y que junto a una trama bien hilada y coherente, va generando cada vez más expectación.
Cuenta con una ambientación estupenda y está muy bien escrita. Y aunque he echado de menos el “acento” argentino en los diálogos (sé que aquí, en España, eso no agrada a todo el mundo porque le resulta chocante o extraño), sí que en el texto aparecen expresiones y modismos propios de ese país. Detalle que me encanta y disfruto tratándose de historias ambientadas en América del Sur.
Me ha resultado muy creíble la relación entre los protagonistas. Las circunstancias, los sucesos del pasado, los ha dejado tocados y los ha convertido en dos personas muy diferentes a las que eran siete años atrás. Aunque pronto se darán cuenta de que sus sentimientos siguen intactos y la pasión se desatará a la primera oportunidad. Esta pareja mantiene desde el principio una relación marcada por el deseo, inconvenientes y problemas que en al final, en lugar de alejarlos, los une más.
Un paseo por “El Paraíso” es una novela para leer sin prisa, para disfrutar de sus paisajes, para sentir el dolor de los protagonistas, para repasar mentalmente la trama en busca de un asesino, para terminar a punto del infarto cuando las cosas se precipitan y crees que todo termina y emocionarte con el amor incondicional que Gabriel demuestra sentir por Maylen…
Una bonita historia de amor, aderezada con intriga que merece la pena leer.


domingo, 19 de abril de 2015

"Una pareja escandalosa" de Marcia Cotlan

“Una pareja escandalosa” de Marcia Cotlan.


Aimée Du Maurier es la beldad del condado. Tiene diecisiete años y pertenece a una familia de hacendados cuya plantación es la más antigua de Carolina del Sur.
No hay un solo muchacho en Charleston que no desee casarse con ella. O mejor dicho, sí lo hay: Edward Robilard, quien desciende de otra insigne familia dedicada a la política. Un mujeriego empedernido, un hombre muy culto que desprecia a Aimée por su frivolidad típica de las damas sureñas.
A pesar del odio que se profesan, ambos se ven forzados a contraer matrimonio para salvar la reputación de la muchacha, que ha quedado malparada por culpa de un escándalo.
¿Lograrán dejar atrás sus diferencias para rendirse al amor?


No sabría decir el tiempo que hace que no leo una novela ambientada en los estados sureños de Norteamérica y me ha encantado. Es una época que siempre me ha gustado como fondo de las historias (sobra decir que el tema de la esclavitud le resta encanto… por suerte nuestros protagonistas suelen estar en contra jejeje) y en este caso no podía ser de otra manera. Marcia ha logrado una ambientación estupenda, ha sabido reflejar una sociedad en la que la mujer era un mero objeto de decoración que sólo debía preocuparse por lucir bonita, sin pensar por sí misma ni interferir en los asuntos de los hombres. Una época en la que el coqueteo era casi un arte y era visto con buenos ojos, pero sin embargo las normas de conducta eran rígidas y el menor desliz desembocaba en escándalo.
Y escándalo o más bien escándalos serán los que protagonicen esta pareja (el título lo dice todo).
Ella, una jovencita de diecisiete años acostumbrada a que todos la adulen, la cortejen y beban los vientos por ella. Y con el carácter caprichoso y un tanto pueril propios de alguien de su edad y posición.  Él, un hombre con una reputación y un carácter que no lo convierten precisamente en el paradigma del caballero sureño, pero que sin duda sabe cómo encender a una mujer… en más de un sentido, pues a Amiée le hará arder pero de furia.
Y es que la relación entre estos dos empieza marcada por un odio casi visceral que los lleva al límite, que hace salir lo peor de cada uno de ellos y les lleva a infringir el mismo daño y sufrimiento que reciben del otro. Así comienza la relación entre Edward y Amiée, de forma intempestiva. Pero toda esa rabia, ese odio, ese rencor que se tienen, en el fondo, solo sirven para ocultar un sentimiento más intenso y profundo que ambos se niegan a reconocer que sienten: amor.
Me encanta como maneja Marcia estas situaciones, lo hasta el límite que lleva a sus protagonistas, hasta casi romperlos de dolor, para luego con un giro maravilloso hacer cambiar las tornas y dejar que el amor fluya entre ellos de forma natural… bueno, digamos que fluye pero teniendo que sortear alguna que otra “piedrecita”.
Creo que sobra decir que ambos son personajes estupendos, fuertes, decididos y testarudos como ellos solos… tal para cual. Verlos madurar, reconocer sus errores y tratar de ponerles remedio da como resultado escenas tiernas y emotivas que nada tiene que envidiar a las de aquellos enfrentamientos primeros, donde las chipas saltaban, la atracción podía palparse y la tensión no siempre era negativa.
Sobre el resto de personajes hay poco o nada que decir pues apenas tienen cabida en la historia, pero la verdad tampoco lo he echado de menos, me gustan este tipo de novelas en la que la trama gira casi exclusivamente alrededor de los protagonistas; quizás destacar a los hermanos de Edward, que en cierta forman toman parte activa en la relación de la pareja. Y sí, bueno, a la petarda de Jude… si es que al final tanta dama sureña y la chica era una viborilla.

“Una pareja escandalosa” cuenta con una trama bien hilada, coherente y muy bien escrita. Es una novela entretenida, que arranca más de un suspiro y sonrisas, que emociona y engancha.

"Mi tierra eres tú" de Bela Marbel.

"Mi tierra eres tú"

Cuando eran adolescentes, George y Natalia se enamoraron locamente, pero siendo él americano y ella española, se vieron obligados a separarse. Ahora, diez años después, sus destinos se cruzan de nuevo y aquellos sentimientos que nunca llegaron a apagarse del todo resurgen con una fuerza arrolladora. Nat, consciente de su complicada situación personal, se resiste a darle una oportunidad al amor, pero George no está dispuesto a perder de nuevo a la mujer que siempre ha amado.
Sin embargo, un secreto del pasado hará que anide el rencor en sus maltrechos corazones y el amor que ambos se profesan deberá superar duras pruebas con el fin de afianzar su relación.
La autora de Espirales en el ombligo nos deleita con una nueva historia de amor emotiva y apasionada que no te dejará indiferente.

Me ha gustado la historia de Natalia y George, con ese amor adolescente cargado de promesas, sueños e ilusiones que por circunstancias no llegan a cumplirse. Algo normal teniendo en cuenta que eran unos niños, que él es americano y ella española, que la vida sigue y... sí pero no. La vida sigue pero esos sentimientos, a pesar de todo siguen ahí y cuando se reencuentran, los recuerdos , la sensación de no haberse separado nunca, de que el tiempo no ha pasado y todo sigue igual reaviva los sentimientos. Pero claro también aparecen las preguntas, los reproches y ya se lía parda cuando él se entera de... digamos otro asuntillo del que Natalia no le había contado nada. 
Y aquí es cuando empieza la bueno, cuando el amor y el odio se entremezclan formando una combinación explosiva, cuando el ni contigo ni sin ti cobra sentido, los sentimientos se magnifican y todo resulta demasiado complicado. Y ninguno de los dos parece saber cómo solucionarlo o qué sienten realmente el uno por el otro a parte de resentimiento y decepción.

Me ha parecido una novela muy intensa, muy pasional. Con unos personajes bien definidos y unos protagonistas, sobre todo George, que será muy buen hombre y etsará como un queso, pero es tozudo como una mula y ella, bueno, ella también tiene lo suyo, porque debería haberse sincerado desde el principio, pero al final son tal para cual. La química entre ellos es más que evidente y pasamos de la ternura de ese primer amor a la pasión más arrolladora de diez años después.
Me ha gustado mucho Mark, siempre tan atento y considerado, ese amigo que siempre está cuando se le necesita. También el pícaro Dani, el más joven y el más trasto del cuarteto de amigos, que me ha dejado con ganas de saber que tal el viaje en compañía de Laura, la hermana de Natalia.
Y bueno, de Byron decir que ese "poquito más" me ha dejado loca. Menuda escenita con la remilgada de Candy, que no ,e ha caído nada bien , la verdad sea dicha, pero no me importaría leer una historia en la que el indio la baja de su pedestal (a ver si Bela pilla la indirecta jejejej)

Me lo he pasado muy bien con esta novela, me he emocionado, me he puesto de los nervios y por supuesto me he quedado encantada con el final.

sábado, 11 de abril de 2015

"Búscame en tus sueños" de Caroline March.

“Búscame en tus sueños”
Ginebra Freire se sentía afortunada. Lo tenía todo: un trabajo que le gustaba, un marido al que adoraba, estaba a punto de ser madre... Pero en pocos días lo pierde todo y a punto está, incluso, de perder la vida.
Guiada por extrañas visiones que intenta ignorar, acepta la propuesta de su hermana de instalarse en Edimburgo con el propósito de empezar de nuevo. Durante una fiesta sufre un accidente, y despierta en otro tiempo.
Corre el año 1744 y se halla en uno de los prostíbulos más conocidos de la capital escocesa. Perdida y desconcertada, irá encontrando personas que con paciencia y humor la ayudarán a sobrevivir, aunque también se granjeará enemigos.
Mientras tanto, los fantasmas que antes la acosaban irán tomando cuerpo, entre ellos un misterioso guerrero escocés que embriagará sus sentidos y trastornará sus sentimientos.


“Búscame en tus sueños” es de esas novelas que te enganchan desde el principio, que tiene una de esas tramas que te atrapa sin remedio porque quieres saber más, porque necesitas averiguar cómo va a acabar lo que en principio parece un desastre, porque al igual que la protagonista necesitas respuestas. Me ha mantenido con el corazón en un puño hasta el final.
No voy a negar que he notado cierta semejanza con “Forastera” (algo casi inevitable dentro de cada subgénero, ¿o acaso las novelas de regencia no están llenas de detalles comunes en todas ellas? Pues eso), fundamentalmente por la época y el lugar escogido por la autora para llevar a su protagonista y algún que otro detallito del final, pero que por otro lado y precisamente por la época en la que está ambientada la novela, es lógico que sucedan las cosas que suceden; y no por ello ha dejado de parecerme una historia original, intensa, que derrocha imaginación, sentido del humor, emociones, sentimientos…  y además está muy bien escrita.
Quiero destacar el sentido del humor con el que la autora dota a la protagonista (la historia está contada en primera persona) que en más de una ocasión me ha robado una sonrisa con su ironía, agudeza e inteligente, porque así es Ginebra, que además demuestra en carácter y una decisión maravillosos, con las dudas, emociones, deseos y sentimientos de una persona que ha sufrido y amado con intensidad. Porque si algo tiene esta novela es intensidad. Porque qué bien ha sabido la autora plasmar, en cada momento o situación, las emociones de los personajes. Eso ha sido algo que me ha llegado muchísimo, lo real que resultaba la desesperación de Ginebra, la angustia por no saber cómo o porqué estaba en una época diferente a la suya… creo que es uno de los puntos fuertes de la novela, lo real y creíble que resulta todo a pesar de lo “inverosímil” de la situación. Lo cuidado de la ambientación también ayuda. Sin exceso de descripciones, Caroline March, logra situarnos con idéntica facilidad en un moderno hospital del siglo XXI o en mitad de las highlands.

Los protagonistas, maravillosos los dos, ambos tan fuertes, decididos, pasionales y apasionados. Me ha encantado, además de lo que ya he señalado sobre Ginebra, su entereza y su fortaleza, aunque de vez en cuando, como todo hijo de vecino superado por las circunstancias se derrumbe. Pero entonces, cuando eso sucede, ahí está Connor para consolarla, protegerla y amarla, en todos los sentidos, porque la atracción que sienten, la química entre ellos es tanta y tan evidente, que cada vez que están solos sube la temperatura jejeje
De Connor decir que es el hombre perfecto sería suficiente y seguro que todas os hacéis una idea de cómo es este muchachote de las tierras altas. Sí, además de guapo y fuerte, tiene un corazón que no le coge en el pecho, es noble, cariñoso, atento, comprensivo, protector, honorable… seguid sumando, ya os he dicho que es perfecto.

El resto de personajes están bien perfilados y acorde con su época. Cada uno aporta su granito de arena a esta trepidante historia llena de aventuras, misterio, amor y pasión que me ha tenido pegada a sus páginas de manera casi constante.
La he disfrutado muchísimo, la forma que la autora ha escogido para trasladar en el tiempo a Ginebra me ha parecido ingeniosa y diferente.
“Búscame en tus sueños” es una novela que os recomiendo si os gustan los viajes en el tiempo y las emociones. Una historia de amor preciosa y muy emotiva.

domingo, 5 de abril de 2015

"Harley R. Entre historias" Serie Moteros 2.1 de Patricia Sutherlan

Las Entre-Historias son capítulos extra que hacen a la historia que narra la serie Moteros, que tienen que ver con los protagonistas de la novela a que se refieren (en este caso, Harley R.), pero no forman parte de ella. Digamos que son algo así como unos apetitosos bocaditos extra para aliviar el gusanillo romántico. Por esta razón, te recomiendo que respetes el orden de lectura para no perderte nada: primero, Harley R. y después Harley R. Entre-Historias. 

* * * * * 

Tras el emotivo intercambio de regalos y confesiones entre Evel y Abby, la relación sentimental de la pareja avanza a todo gas. Profesionalmente, las cosas también van viento en popa. Los diseños de arte corporal de Abby causan sensación y como el verano es una época propicia para lucirlos, no solo han empezado a lloverle encargos, también invitaciones para participar en ferias y exposiciones. Evel, por su parte, compagina una ya de por sí cargada agenda de trabajo en su taller de tuneo de vehículos de colección por encargo con un nuevo proyecto; la fabricación de su propia línea de vehículos customizados. La pareja se apoya mutuamente y ve con gran satisfacción el triunfo del otro. Interiormente, sin embargo, los dos anhelan una vida diferente, una en la que conseguir pasar tiempo juntos no resulte una labor tan complicada y frustrante. 
También es tiempo de cambio para los allegados a la pareja. Amy empieza a darse cuenta de que, muy a su pesar, su interés por Dylan es mayor de lo que pensaba. Sabe que él continúa muy enfadado con ella y no le pondrá las cosas fáciles. Lo que no sabe es que la suerte ha tocado a la puerta del irlandés y él acaba de conseguir el trabajo ideal; uno que lamentablemente para Amy, pondrá aún más distancia entre los dos de la que ahora existe. 
Y mientras que el presidente del club de moteros The MidWay Riders, Conor Finley, cansado de la frialdad hacia él que Andy se trajo puesta del encuentro motero de Barcelona, decide tomar el buey por las astas, un suceso inesperado está a punto de cambiar radicalmente la vida de Dakota y Tess… 

Me ha encantado este aperitivo que la autora nos ofrece mientras esperamos la tercera entrega de la serie moteros.
Como de costumbre y con esa forma que ella sabe hacerlo, nos encontramos con una novela coral en la que cada personaje cuenta con su minuto de gloria, con su parte de protagonismo. Encabezados por Evel y Abby, que intentan compaginar su vida laboral con la personal, aunque la primera parece que cada vez les roba más tiempo y verse se convierte casi en un imposible. cada encuentro, robando minutos de aquí y de allá, será explosivo... a duras penas logran dominar la pasión y el deseo que sienten (no siempre lo consiguen jejeje). Con esta pareja disfrutaremos de momentos tiernos, emotivos, pasionales y alguno muy muy sensual. Porque el chico parecía muy "modosito" pero... en fin, que más de un suspiro se me ha escapado. Y Abby, que está loquita por sus huesos pues no se queda atrás y menuda pareja incendiaria (momentazo en el taller... no digo más que me encantó).
Otra pareja que destaca, como no, son Dakota y Tess, que dan sus primeros pasos como pareja consolidad, estrenando buhardilla y nuevas situaciones a las que no se habían tenido que enfrentar mientras vivían cada uno por su lado. Y aunque por un momento me pusieron nerviosita perdida, al final "mí" Dakota supo manejar la situación. Eso sí, Patricia nos ha dejado, no sé si decir con la miel en los labios o atacadita, con estos dos... toca esperar para averiguar qué pasa.
Con los que sí nos ha dejado con la miel en los labios ha sido con las otras dos parejas en ciernes, Dylan/Amy, Conor/Andy. Los cuatro están pero no están; quieren pero no ceden... vamos que me da a mí que la próxima entrega de Moteros va a dar mucho de sí, porque aquí hay tema y varios frentes abiertos que estoy segura, Patricia sabrá explotar.

A pesar de ser una historia más bien corta la he disfrutado, como siempre, porque las historias de esta autora, aunque cuenten con una pareja protagonista nunca dejan al resto de lado, y al final la serie es una especia de mega novela en la que cada protagonista tiene su momento pero siempre están ahí, contándonos cómo les va la vida después de encontrar al amor de su vida, poniéndonos una sonrisa en los labios o dándonos alguna que otra sorpresa.
¡Me encanta el estilo inconfundible de Patricia Sutherland!

miércoles, 1 de abril de 2015

"Harley R." Patricia Sutherland



Para Abby nunca ha habido nadie más que Dakota, un motero con el que sueña despierta desde que iban al parvulario, pero ahora sabe que sus sueños nunca se harán realidad porque él no está enamorado de ella, sino de Tess, su hermana mayor.
Prendada de un hombre que el destino ha querido convertir en su cuñado, sintiéndose traicionada por su propia hermana y dolida con su familia que parece haberse puesto de su parte, Abby se precipita al vacío de la depresión, un abismo del que, haga lo haga, no consigue salir.
Cuando aquella mañana, sin saber cómo, amanece en la cama de Evel, el mejor amigo de Dakota, Abby comprende que ya no puede caer más bajo. Ha tocado fondo y aquello es el fin.
Pero todo fin lleva implícito otro principio.
Este nuevo comienzo la introducirá en el fascinante mundo de los amantes de las motos y el tuneo, donde descubrirá su auténtico talento, y allí, entre piezas de recambio y aceite para motores, tendrá la ocasión de conocer al verdadero Evel, un hombre afectuoso e intuitivo cuya generosidad marcará la vida de Abby de forma definitiva. 
Un hombre tan cautivador como precavido a la hora de entregar su corazón a una mujer con quien Abby descubrirá, en circunstancias difíciles, que tiene más cosas en común aparte de la pasión por el arte, las motos y el chocolate...

¡Cómo me ha gustado esta historia! 
De verdad que me ha parecido la caña. ¿Por qué?, os estaréis preguntando. La respuesta es simple: Evel.
Vale, no me ha gustado sólo por el protagonista, pero os aseguro que es de esos chicos de los que te enamoras sin remedio porque es encantador, atento, serio, comprensivo, está que quita el sentido, tiene moto (me pierden las motos… y los moteros), en resumen: es un amor de hombre.
Me ha gustado porque es una maravillosa historia de amor, una de esas que se cuece a fuego muy lento, sin prisa. Porque Patricia ha sabido marcar el ritmo adecuado para un romance que surge de manera inesperada después de un desengaño amoroso (tremendísimo, todo sea dicho de paso), y no podría haber sido de otra manera porque no habría resultado creíble. Pero de esta manera sí, porque Evel no es como el resto de los tíos que se acercan a Abby, porque muy poco a poco se va dando cuenta de que con él se siente a gusto, relajada, los problemas no desaparecen pero se hacen a un lado cuando él está cerca de ella…
Además, Abby ha sido todo un descubrimiento. Aún recuerdo lo mal que me cayó en “Princesa”, lo egoísta e infantil que me pareció con su obsesión por Dakota… Pero todo suceso tiene varias versiones y está claro que nadie había querido escuchar la de Abby hasta ahora. Cuando tiene el corazón destrozado y se siente traicionada por su propia hermana y ninguneada por su familia, que tampoco comprenden la intensidad de sus sentimientos y su dolor. Cuando su mundo se desmorona sin que ella pueda hacer nada para evitarlo, ni tiene fuerzas para intentarlo hasta que aparece en su vida Evel, el caballero de la brillante armadura.
Me ha encantado la forma en que todo ha ido surgiendo entre ellos, los desplantes primeros, las bromas de más tarde, las miradas, los silencios, la complicidad, los primeros roces, el primer beso… y sobre todo la ternura con que él la trata. La forma en que se dan espacio y tiempo el uno al otro. Porque ambos tiene un pasado, porque a los dos les han roto el corazón y aún les duele.

Con una pareja tan especial, tan maravillosa y con tanta química, se me va el santo al cielo y me estoy olvidando del resto de personajes, que son muchos y de lo más variado. Desde una dulce anciana que adora a su nieto, pasando por la temperamental matriarca de la familia Gibb, una alocada amiga que siempre está cuando se la necesita, moteros, mecánicos, un amigo calvo y lleno de tatuajes y una pareja de lujo: Dakota y Tess.
Y esto es algo que me encanta de Patricia, que no se limita a hacer un sencillo cameo con los protas de la anterior novela, no, ellos tienen también en esta historia sus pequeños momentos de gloria. Y mientras vas desgranado el nuevo romance, en este caso entre Abby y Evel,  conocemos de primera mano que pasa después del “fueron felices y comieron perdices” de Dakota y Tess. Y de verdad que ha sido estupendo, volver a disfrutar del irresistible, descarado y rebelde Dakota (sí, vale y de su chica también jejeje), más de un suspiro se me ha escapado mientras leía alguna escena que compartían los dos amigos. Menudo par, tan diferentes en su forma de ser a la vez tan similares en carácter.

Pero no todo han sido alegrías y buenos momentos, lo cierto es que la autora no se ha dejado ni una sola emoción fuera de la trama. Porque si hay momentos en los que ha logrado arrancarme sonrisas o suspiros, también los hubo que me pusieron nerviosa, que me angustiaron y hasta alguna lagrimilla me hicieron soltar, porque menudo susto… y no me olvido de los sofocos, porque madre mía, para habérselo tomado con calma, o será por eso, de qué manera han caldeado el ambiente estos dos. Porque ya lo he dicho, la química entre ellos es increíble y desde el primer roce ya saltaban chispas.

Tengo la sensación de que no he dicho todo lo que se podía decir de esta novela, que me dejo cosas importantes en el tintero, pero de todas formas la mejor manera de averiguarlo es leyéndola jejeje

Por último sólo diré una cosa: ¡Qué antojo de chocolate! ¡Madre míaaa!



jueves, 26 de marzo de 2015

"Las feas también se enamoran. Camile." De Elizabeth Urian

Camile no es guapa y lo sabe. Debido a su aspecto no lo ha tenido fácil para conseguir pretendientes, un hecho que siempre ha sobrellevado con estoicismo. Sin embargo, todos sus sueños de amor se cumplen cuando Garret, comandante de la Royal Navy, se enamora profundamente de ella y comienzan a hacer planes para iniciar una vida en común.
Meses más tarde, y debido a una contrariedad, Garret rompe el compromiso y Camile, a duras penas, intenta retomar su vida... Pero las circunstancias y el destino tienen otros planes para ella y no están dispuestos a permitírselo.
Con su peculiar sentido del humor, Elizabeth Urian nos deleita con unas divertidas novelas cortas pertenecientes a la serie «Las feas también los enamoran», cuya primera entrega es Camile.
No voy a extenderme mucho porque no quiero hacer spoiler ni revelar más de lo que la sinopsis ya nos cuenta.

"Las feas también se enamoran", es una historia cortita que se lee sola porque está, a mi entender, maravillosamente escrita, con un lenguaje y un vocabulario de lo más acertado tratándose de una novela histórica. Y además el argumento me parece muy original, quizás por aquello de que la protagonista no es la típica guapa y por eso me ha gustado Camile. Por eso y porque posee un carácter fuerte y decidido que le han ayudado a superar e ignorar los cuchicheos y comentarios que todas la vida ha tenido que soportar a causa de su apariencia poco agraciada. Pero lo que le falta en belleza lo suple con una personalidad maravillosa que sin duda fue lo que enamoró a Garret.

Garret tampoco es el arquetipo de galán, (aunque otros antes que él han enamorada a la dama de sus sueños con algún defectillo físico que otro) y por su decisión de apartarla de él, le hubiera dado un buen golpe en esa cabeza dura que tiene, aunque en cierta forma he entendido sus razones, sin llegar a compartirlas, evidentemente.

Secundarios pocos, porque la brevedad de la historia no da pie a mucha participación. Mencionar quizás a la hermanísima de Garret, que también tiene su carácter y sabe sacar las uñas.
Destacar el momentazo del baile en el que las miradas de ambos protagonistas se encuentra... no diré más para no desvelar nada, pero en ese momento me enamoré de Garret.

He disfrutado un montón con esta historia, con sus estupendos diálogos y la preciosa historia entre Camile y Garret.

valoración: buena

domingo, 22 de marzo de 2015

"Lady Ariana", de Nieves Hidalgo.




La promesa a un amigo moribundo obliga a Rafael Rivera, conde de Trevijo, a convertirse en el esposo de una díscola heredera inglesa.

Lady Ariana Seton acepta el compromiso impuesto por su abuelo, con la confianza de conseguir un divorcio rápido y encontrar al hombre adecuado para ser su esposo permanente.

En una época en la que España está dividida en dos bandos, los que trataban de instaurar de nuevo la monarquía y los que la denostan, Rafael y Ariana se verán envueltos en un complot para asesinar al que subiría al trono como Alfonso XII, mientras luchan enconadamente contra la atracción que, de forma irremisible, les va uniendo.



Cuando leo una novela de Nieves Hidalgo siento siempre que voy sobre seguro, porque, aunque siempre lo digo, me encanta su forma de escribir, porque lo hace mejor que bien.

No voy a decir que esta ha sido la novela que más me ha gustado de todas las que ha escrito, la verdad es que no, pero la he disfrutado porque es una buena historia, con unos personajes estupendos, una trama que engancha y una ambientación cuidada y que logra situarte en la época y el lugar, ya sea Inglaterra o España.
Me ha gustado esa relación de pasión/amor odio que une a los protagonistas, que los lleva a discutir constantemente, pero que al final los termina arrojando al uno en brazos del otro. Ambos tiene un carácter fuerte, aunque creo que Nieves a sabido marcar la diferencia entre el carácter fogoso y temperamental propio de un español (Rafael) y el controlado y altanero de la dama inglesa (Ariana).
De los secundarios, destacar al criado de Rafael, que ha resultado ser un pícaro inteligente y con muchos recursos, y Julien Weiss, que no ha dejado de ser una sorpresa agradable, porque cuando apareció en escena imaginé, erróneamente, el papel que jugaría en la historia y si algo me encanta cuando leo, es que lo que creo que va a ser no sea.
También me ha sorprendido el final del malo, que si bien ha pasado casi sin pena ni gloria por la historia, no ha dejado de parecerme diferente (una vez más no era lo que esperaba... ¡Bien!)
En cuanto al trasfondo histórico, sea o no fiel a la realidad (como la propia autora señala al final de la obra), me ha encantado, será por aquello de que a mí la historia siempre se me ha atragantado y  veo complicado incluirla en lo que escribo...
En resumen, una novela bien escrita y muy entretenida que merece la pena leer.

lunes, 16 de febrero de 2015

"No por primera vez" de Lola Rey

“No por primera vez”  de Lola Rey.

A veces, los hechos pasados nos persiguen con la acechante marea del dolor. Cambiar de entorno, de trabajo, de conocidos, recluirse, escapar son algunas de las formas que usamos para no caer en le red de aquello que nos afecta.

Ayleen Graham, institutriz de los hijos del conde de Kent, es eficiente, comprometida, cariñosa con los niños, dedicada, correcta. Tanto es así que a la condesa le sorprende que la muchacha carezca por completo de vida social: no hay amigas en el día libre, ni visitas a familiares, ni siquiera excursiones al pueblo. Joven, atractiva, inteligente, cultivada, la joven apenas se decide a dar largas caminatas por la extensa propiedad de los condes.

Louis Fergusson, hermano de la condesa de Kent, se siente abandonado. Su gemelo está en Ceilán, ocupado con los prósperos negocios familiares en las colonias. Su mejor amigo, Tyler Collingwood, acaba de casarse. Ya no habrá juergas juntos, ni bailes, ni borracheras. Se sorprende a sí mismo cuando se nueva amante ya no lo entusiasma.
Entre Ayleen y Louis hay una imposible atracción. Él no quiere atarse. Ella no quiere volver a confiar en las edulcoradas palabras de un hombre. Sin embargo, sin pensarlo, sin saber siquiera lo que están haciendo, deberán permanecer juntos, incluso pese a que no lo desean, para cerrar de una vez las heridas de un pasado que se interpone entre ambos.

Opinión:
No puedo empezar la crítica sin comentar el gustazo que me ha dado leer a Lola Rey, una amiga y compañera (de foro y de aventura literaria) en papel. El formato digital está genial por todas esas cosas que siempre hablamos, pero cuando se trata de alguien a quien admiras y aprecias… como un libro físico no hay nada.

Y ahora sí, ya os cuento que “No por primera vez” me ha gustado mucho. Ya de mano porque está muy bien escrita, y es que Lola tiene un estilo, una forma de escribir, que me encanta.
Creo que ya lo he dicho en otras críticas de sus novelas, y es que sabe plasmar muy bien los sentimientos de los personajes; logra hacerte sentir sus emociones, te hace partícipe de sus alegrías, sus miedos, sus deseos.
Y en esta ocasión no ha sido diferente. Pues si bien en un principio la señorita Graham puede parecer una joven encantadora que sólo se muestra un poquito borde cuando Louis Fergusson anda cerca, porque la provoca y es un reconocido libertino (cosa que evidentemente a una mujer respetable tenía que parecerle horroroso), poco a poco vamos descubriendo que es una muchacha atormentada por el pasado. Un pasado que la autora nos irá desvelando a lo largo de la novela, dejando que el lector intuya qué fue lo que le ocurrió antes de plasmarlo con palabras sobre el papel. Esa forma de mostrarnos la vida de la Ayleen niña y adolescente, me ha gustado y me ha mantenido expectante hasta desvelar el secreto que la atormentaba y que justifican sus reacciones ante Louis.

De él decir que si bien en las otras entregas de la serie Collingwood no había despertado demasiado mi curiosidad, en esta, como protagonista, me ha cautivado por completo. Un pícaro encantador y de pelo cobrizo (con lo que me gustan a mí los pelirrojos), que a pesar de su gusto por la vida licenciosa, ha demostrado que es un hombre responsable, pues maneja sin problemas gran parte del negocio familiar. Ha sido casi tierno ver como sus sentimientos por la institutriz van cambiando, cómo se va obsesionando con ella, deseándola más que a ninguna otra sin darse cuenta de que se ha caído con todo el equipo y que se ha enamorado, a pesar de que aseguraba que el amor no era para él.
Me ha emocionado sentir su preocupación, saberlo encendido de deseo por el simple hecho de verla aparecer… borrando de un plumazo al juerguista que siempre había sido y presentándose como un hombre encantador.
Ha tenido momentos de esos que con sólo una frase logra erizarte el vello y te hace pensar: si yo fuera ella ya me hubiera arrojado a sus brazos. Y todo con una sencilla frase, y que no es por lo que dice, si no por cómo lo dice (confieso que me pierde que los protas muestren carácter y decisión).
Juntos forman una pareja ideal aunque tarden en darse cuenta y para hacerlo tengan que pasar primero por varias situaciones complicadas que hacen peligrar su futuro en común.
(¡Ains!, esos malos entendidos que me ponen de los nervios, pero que aportan tanta emoción a las historias jejeje).
Como en toda saga o serie, siempre es agradable reencontrarte con los personajes de las anteriores entregas. Esos hermanos Collingwood que en su día me robaron el corazón, y Gabriel, condesa de Kent, siempre tan cercana, tan atenta y poco convencional. Una mujer adorable.

Ya he dicho que está escrita de forma impecable, cuidando los detalles y con una ambientación que, personalmente, he encontrado perfecta. Sin necesidad de largas descripciones, logras situarte en la época sin problema.
Decir del título, que si bien en un principio no me decía demasiado (vale, a veces tengo menos luces que una lancha de contrabando y no me da…), en cuanto empecé a intuir qué le había pasado a la protagonista me di cuenta de que era perfecto, además de muy en la línea de los otros de la serie.

En resumen, he disfrutado de la historia de Ayleen y Luois, me he emocionado con ellos y he pasado unas horas estupendas en su compañía. Es una historia tierna, romántica, entretenida y que engancha desde el principio, totalmente recomendable.
Valoración: Buena