sábado, 7 de mayo de 2016

"Por ti, Alexandros" de Mery Eirabella.

Por ti, Alexandros, de Mery Eirabella
 Libro 2º de la Serie Secret Life
Anastasios Chrysomallis, heredero del mayor imperio hotelero y empresarial de Grecia, ha cumplido con las normas que su estatus y posición social le exigen: formar una familia y vivir de forma discreta ocultando su declarada homosexualidad. Sin embargo, su mundo se desmorona cuando su esposa muere y su suegro, para hacerse con la custodia de su nieto, le declara la guerra dispuesto a destrozar su imagen pública.
Sakis decide poner tierra de por medio y abandona Atenas para establecerse en Mykonos donde se encuentra con su buen amigo Kostas. Ambos hombres inician una relación que acaba siendo de dominio público. La prensa se ceba con Anastasios y comienza el eterno debate: ¿puede un hombre homosexual hacerse cargo de la educación de un niño?
Pero Sakis no está solo para enfrentarse con todo lo que se le viene encima. Colin O'Donnell aparece en su puerta para acompañarlo y apoyarlo, dejando muy claro que su relación está muy lejos de haberse terminado.

Opinión:
Cuando conocí a Anastasios (Sakis) en “Nunca digas nunca”, no pensé que la siguiente historia de la serie sería la suya, más que nada porque, centrada como estaba en lo que ocurría entre Colin y Jared, no le di demasiada importancia a este secundario que tenía más peso del que quise concederle. Que tenga su propia historia lo confirma. Que Colin aparezca en este libro demuestra que la relación entre ellos, a la que apenas quise prestar atención la vez anterior, es más que una relación de amigos o examantes. Lo que hay entre ellos va mucho más allá y desde ya lo digo: Mery Eirabella me ha puesto la miel en los labios y por momentos ha logrado que me ilusionara, olvidándome incluso de aquello que tanto deseaba en la primera entrega de la serie (que el amor de Colin y Jared fuera de los de “por siempre jamás”), para luego… también voy a ser un poco perversa y no diré más (digo “también” porque la autora lo ha sido).
Pero vamos al lío. En “Por ti, Alexandros”, he descubierto a un hombre, un gran hombre, amable, educado, trabajador, leal y sobre todo, entregado a los suyos. Se preocupa y desvive por la gente que le importa, anteponiendo las necesidades y el bienestar de estos a su propia felicidad. Algo que lleva mucho tiempo sacrificando en beneficio de la familia. La muerte de su mujer no hará que las cosas cambien, al contrario, al sentimiento de culpa se suma la encarnizada lucha que tendrá que mantener con su suegro por la custodia de su hijo y el tener que tomar decisiones que, sabe, van a afectar a la vida de cuantos le rodean. Por suerte, y para nuestro regocijo (el mío al menos), no estará solo. Su familia le apoya, su pareja le apoya y Colin (¡ains! Colin) también estará a su lado.
Una vez más, la forma de escribir de Mery Eirabella, me ha cautivado por la facilidad con la que transmite los sentimientos, para hacernos compartir el sufrimiento, la desesperación, las preocupaciones y los desvelos de Sakis (¡ains! Sakis… sí, también me he enamorado de él, ¿cómo no hacerlo? Si además de ser encantador y todo lo demás, está como un queso). Un Sakis al que veo como protagonista absoluto de la historia, el resto, incluido Colin, son secundarios con mayor o menos peso en la historia que nos ayudaran a conocer un poquito más a Anastasios, su forma de ser y de amar. Porque no olvidemos que, angustias y penas aparte, esto es una historia de amor sean quienes sean los protagonistas. Una historia llena de sentimientos, de pasión, ternura, comprensión, celos… una historia en la que la autora, una vez más, demuestra su maestría a la hora de narrar los momentos de intimidad: todo pasión, sensaciones y emociones.
Aunque no todo han sido penas y angustias, también hay momentos divertidos, tiernos y alegres, durante los que podemos disfrutar de un Sakis relajado y como siempre encantador.
De los secundarios no voy  a hablar, más por no adelantar acontecimientos que por otra cosa, solo mencionar al suegro de Sakis. Solo de pensar en él se me revuelven las entrañas. Es un ser repugnante y despreciable al que he llegado a odiar con toda mi alma y no solo por lo sucio que juega para conseguir lo que quiere, sino por lo oscuro que resulta el personaje (una pincelada de cruda realidad que Mery ha sabido plasmar a la perfección). Ha sido terrible descubrir ciertas cosas que te hacen entender el porqué de la obsesión de su hija por casarse con Sakis y por qué hizo lo que hizo… estremecedor y conmovedor a partes iguales.
Vale, no me voy sin hablar un poquito de la intervención de Colin, que no solo nos permite saber cómo van las cosas entre él y Jared, sino que nos deja profundizar un poquito más en esa relación tan especial que mantiene con Sakis, en lo que sienten el uno por el otro a pesar de que ambos están con otras personas. El vínculo que les une no se debilita a pesar del tiempo o la distancia que los separe: siempre estarán ahí para ayudar y apoyar al otro, pese a quién pese.
Conclusión: me he vuelto a enamorar, de los personajes, de la historia y de la forma de escribir de Mery. Sé que se podrían decir mil cosas más sobre la novela, sobre la magistral narrativa de la autora, sobre lo perfecto de la trama y el maravilloso argumento en el que se refleja lo arcaico e intransigente de una sociedad (la griega) que no perdona al que es diferente y no se amolda a lo que considera adecuado, sobre la profundidad y los matices de los personajes y su personalidad definida, pero creo que llega con que diga que me ha encantado, que la he disfrutado de principio a fin aunque la autora se empeñe en hacernos sufrir un poquito y que estoy deseando que salga ya el tercer libro de la serie.

Si os gustó la anterior, no dejéis pasar esta. Si no la habéis leído, deberíais darle una oportunidad y conocer a este par de dos (Colin y Sakis), seguro que os enamoran.

viernes, 29 de abril de 2016

"Hechizo de mar y luna" de Mara Oliver

“Hechizo de mar y luna”  de Mara Oliver
Con el corazón roto, un joven brujo invoca un hechizo de amor que desembocará en una maldición y le llevará de los verdes bosques de Navarra a las oscuras playas de Tenerife, en un baile de máscaras, almas gemelas y destinos cruzados, buscando la magia redentora del beso de una sirena.
Una novela trepidante que actualiza antiguas leyendas ibéricas y el espíritu de los cuentos tradicionales en una historia fresca, sensual, divertida y original, llena de imaginación y romance.

Opinión
“Hechizo de mar y luna”, una novela que, por lo que he visto, está pasando bastante desapercibida y la verdad es que no entiendo el motivo. Primero, Mara Oliver escribe estupendamente y segundo, es una historia maravillosa, de esas que te enganchan desde el principio y ya no te sueltan hasta el final.
El último párrafo de la sinopsis la describe a la perfección: Una novela trepidante que actualiza antiguas leyendas ibéricas y el espíritu de los cuentos tradicionales en una historia fresca, sensual, divertida y original, llena de imaginación y romance.
Y es que con esto ya estaría todo dicho, porque es cierto. Porque el ritmo de la novela no solo no decae en ningún momento, sino que va en aumento. La parte previa al desenlace es de infarto, vamos, que yo me he quedado sin uñas. Atacadita estaba.
Pero ha merecido la pena, me he divertido muchísimo con estos cuatro (cinco si contamos a Sergio Urgorri), porque la sinopsis nos habla de un joven brujo con el corazón roto (Paulo Anzola), pero este brujo tiene un primo (Urko Anzola). Y qué primo, el muchacho me ha robado el corazón desde el minuto uno de aparecer escena, sí es un poco canallita, pero tiene unos golpes buenísimos; es imposible no enamorarse de él. Pau, por el contrario, es un chico más tranquilo, más tierno y sensible, capaz de hacer lo que sea para recuperar a su chica. Y ese es el problema: le hace caso a Urko.  Y aunque se supone que el prota es Pau, Urko está ahí, siempre a su lado, apoyándolo o enredando más las cosas, pero a su lado.
El protagonismo femenino recae sobre Laila, aunque su prima Itxaso la acompaña en todo momento, con ellas pasa más o menos lo mismo que con los chicos y no se separan la una de la otra. Ellas son lamias, una mezcla muy bien traída de bruja y sirena, y tampoco se quedan atrás a la hora de liar la madeja y al final, entre los cuatro, se las apañan para poner a todos los demonios del infierno en pie de guerra.
Me ha encantado el lenguaje esotérico, las expresiones que ha empleado, la manera de describir los efectos o consecuencias de cada pequeño hechizo o sortilegio. A mí, que siempre me ha tirado mucho todo esto de la magia, las brujas y los conjuros, me ha sonado todo muy auténtico, muy creíble. Y la imaginación que hay que echarle para urdir una trama como esta, perfectamente hilada además de llena de fantasía, magia, leyendas e historias ancestrales que dan sentido a todo lo que sucede en la novela.
Han sido memorables los momentos “hot” y no por lo explícitos, sino por lo originales y divertidos. No podía evitar sonreír al imaginar las caras de los chicos, sobre todo la de Urko… y no digo más que no quiero estropearle la diversión a nadie.
No me quiero olvidar de la parte tierna y romántica, que también ha sido maravillosa y todo gracias a Laila y su canto de sirena. La conexión entre las almas gemelas, la manera en que se presienten y se buscan y se llaman aún sin saberlo.
Tampoco le falta el puntito triste ni los disgustos que se quedan en sustos, vamos, que no le falta de nada y se lee en un suspiro.
Mencionar que me ha encantado la forma de ubicar al lector encabezando los capítulos o párrafos con un par de sencillos símbolos. Una luna creciente cuando son los chicos navarros de la Orden de Selene los que están en escena, y tres ondas superpuestas horizontalmente, para las Lamias canarias.
Si os gusta el género paranormal, tenéis que leerla, estoy segura que os va a gustar tanto como a mí.

sábado, 16 de abril de 2016

"Corazón de pirata", de Sandra Bree

“Corazón de pirata”, de Sandra Bree

Sara es una belleza escocesa que adora su tierra, sin embargo, cuando su hermana Erika debe ser presentada en sociedad, su vida da un vuelco. Ir a Londres equivale perder a Paul, su novio de la infancia, alejarse de su gente y sus tierras, asistir a bailes aburridos y tediosos, fingir a cada instante buenos modales. Y sobre todo, conocer a los sosos hombres ingleses de la capital.

Sara inventa un plan maravilloso para que su padre acceda a dejarla en Escocia. Un plan atrevido y desbocado. Para ello cuenta con su nuevo amigo, Alexander Yaron, un hombre enigmático y misterioso, endemoniadamente guapo y... peligroso.

La joven no sabe que su vida se convertirá en una historia de las que ella lee y se verá secuestrada surcando los mares, rescatada y enamorada del pirata más apuesto de la faz de la tierra.

¿Podrá el Gitano robar el corazón de la joven?

Opinión:
Hace días que terminé de leer la novela y que trato de encontrar un ratito para hacer la reseña y por fin, hoy, lo he encontrado.
A pesar de que, como digo, ha pasado un tiempo desde que la leí, aún conservo la sensación, el regusto, de la aventura, las verdades a medias, las mentiras descaradas, los malos entendidos y por supuesto, el recuerdo de la pasión y el amor que comparten los protagonistas.
Lo que en principio es una relación de conveniente amistad, al menos por parte de Sara, que solo busca en Alexander un aliado con el que conseguir su propósito, terminará siendo, como no, un romance en toda regla. Aunque las circunstancias y la cabezonería de ambos, no se lo pondrán fácil y les separan en más de una ocasión y mientras tanto, una servidora, sufriendo por las tontas decisiones que toma la pareja.
Si además, añadimos los peligros e intrigas que acechan a los amantes, tenemos todos los ingredientes para una trepidante aventura en la que no dejan de suceder cosas, algunas de lo más inesperadas, que te mantienen expectante de principio a fin.

De los protagonistas, destacar el carácter decidido y terco. Juntos forman la pareja ideal, aunque les lleve un tiempo darse cuenta de ello, o al menos, admitirlo.
Los secundarios ayudan a redondear la historia, interviniendo en el momento justo y apoyando a Sara y Alexander cuando es necesario.

Una vez más, Bree, nos hace partícipes de la historia, con su sencilla y amena narrativa y su capacidad para liar la madeja, pero dejando al final todo bien atado. Admiro la facilidad que tiene la autora para enredar la trama, para llevar a sus protagonistas de un lado a otro, para sacarlos de un lío y meterlos de cabeza en el siguiente… a eso lo llamo yo tener una imaginación hiperdesarrollada. ¡Qué envidia! (de la buena, eeh)


Llegar al final y leer los agradecimientos ha sido pasar de la sonrisa bobalicona a la emoción más sincera. Verme mencionada en ellos me ha sorprendido y emocionado a partes iguales y quiero agradecerle a Sandra (a mi Gertru) el detallazo. Estas son las cosas que jamás se olvidan y que ojalá podamos recordar juntas dentro de muchos, muchos años. ¡Gracias a ti por ser tú!

"Perfecta para mí" de Rita Morrigan

“Perfecta para mí”, de Rita Morrigan
Cuando Julieta acude a la lectura del testamento de Sam para entregar una caja con sus pertenencias y poder regresar de inmediato a su vida —en donde los problemas con su casa no dejan de agobiarla— conoce a Marc Bravo, el heredero y único familiar del anciano. No obstante, no cuenta con la sorpresa que Sam le tiene preparada.
Marc es un hombre frío y distante, completamente diferente a su padre. Un hombre que, a pesar de su atractivo, resulta ser un grosero arrogante que en cuanto descubre que ella ha sido nombrada heredera, no tiene reparos en insinuar que es una cazafortunas, y cuestionar la relación que la unió a su padre.
Sin embargo, una tormenta les obliga a pasar juntos un tiempo que ninguno de los dos desea... ¿o sí?

Opinión:
Me declaro fan incondicional de este tipo de argumentos. La idea de quedar aislada en algún lugar (en este caso en un viejo caserón) con un chico y que surja el amor, fue una de mis fantasías recurrentes durante la adolescencia, así que cuando leí la sinopsis de “Perfecta para mí” supe que me iba a gustar. Y así ha sido. Me ha parecido un relato muy bonito y tierno, con momentos muy emotivos, de esos que te empañan los ojos y te ponen un nudito en la garganta.

Con una protagonista encantadora, dulce, inteligente y buena persona, con unos principios y unos valores que por desgracia, hoy en día, parecen haberse perdido. Gracias a ellos, gracias a su forma desinteresada de ser, logra despertar la curiosidad de Marc. Aunque al principio, esa curiosidad, esté marcada por el recelo y la desconfianza. Solo al conocerla, al verse obligado a estar a su lado, descubrirá que es una mujer sin dobleces y para nada interesada. Y el hombre frío y distante desaparece, dando paso a otro mucho más apasionado y poco a poco también más cercano y abierto.

Mención especial para ese coprotagonista (porque me ha parecido más que un secundario) que es Sam. Un cascarrabias que se gana el afecto de Julieta con su punzante humor, y que será el responsable de que la pareja se conozca.

“Perfecta para mí” es una historia sencilla, muy bonita, bien escrita y con una ambientación maravillosa que me ha trasladado al viejo caserón asediado por la lluvia, el viento y los truenos mientras el mar azota con fuerza el acantilado sobre el que se alza la antigua casona.

Apuntar que me ha encantado el final…

lunes, 14 de marzo de 2016

"Dúo" de Pat Casalà

“Dúo” de Pat Casalà

“Dúo” son dos historias separadas en la narración y en el tiempo. Iris se traslada a Manhattan para cumplir su sueño de estudiar en Julliard y acaba compartiendo piso con André. Gracias a él conoce a Margaret, una persona con un pasado lleno de acontecimientos interesantes en una Europa devastada por la Segunda Guerra Mundial y un oscuro secreto que la separó de su gran amor.

Opinión:

No conocía a esta autora y la novela llegó a mis manos, digamos, por casualidad. Y me ha gustado, me ha gustado mucho, porque está muy bien escrita y eso, de mano anima a seguir leyendo (siempre lo digo, ya lo sé, pero es que es cierto) y si además vas descubriendo una trama como la que Pat Casalà nos presenta, pues ya tiras millas hasta el final, empapándote con estas dos historias que a pesar de estar separadas en el tiempo, de transcurrir en épocas muy diferentes, tiene puntos en común. Uno, quizás el más importante, es el amor, la pasión que los protagonistas sienten por la música. Casi me atrevería a decir que la música es el hilo conductor de la trama, la desencadenante o responsable de que muchas cosas sucedan en una y otra época.
Peculiar también la forma de contarnos cuanto ocurre en la vida de los personajes, combinando la narración en primera persona, con la voz de Iris (protagonista de la primera parte) y en tercera cuando se trata de André. La mezcla no me ha disgustado, al contrario, porque si algo me echa para atrás con las historias escritas en primera persona, es que solo conoces el parecer, el sentir de uno de los personajes. De esta manera la autora nos ha permitido conocerlos a los dos, a Iris y a Andrè, sus circunstancias, sus sueños, sus miedos… y no podernos detalle cuando las cosas entre ellos se han ido calentando, porque se calientan, porque la química es evidente desde el principio y estás deseando, a pesar de lo improcedente que pueda parecer, que se dejen llevar, porque sabes que los dos lo desean, porque saltan chispas entre ellos en todo momento.
La complicidad que surge desde el principio, el deseo de compartir algo más que piso o un revolcón ocasional, será el primer paso hacia una relación a la que ambos van, por sus experiencias anteriores, con cierto recelo pero decididos a darse una oportunidad.
Unas viejas cartas y una fotografía en la presa, llevará a la pareja a conocer a Margaret, la protagonista de la segunda parte del libro. Esta segunda parte también está narrada en primera persona por la protagonista, pero por cada capítulo en el que la anciana nos cuenta su historia, su azarosa y complicada vida, la autora ha ido intercalando una de esas cartas que Andrè había llevado con él desde París a Estados Unidos.
De esta forma nos enteraremos de los cambios que poco a poco fue sufriendo la vida de Margaret, las sorpresas, alegrías y disgustos que el destino le tenía preparados en una época tan dura, difícil y peligrosa como fue al de la Segunda Guerra Mundial, en la que participará de forma activa, pagando un alto precio por ello.
La verdad que me ha parecido una historia preciosa, muy emotiva, dura por momentos y también triste (inevitable habiendo una guerra de por medio), con un final de esos en los que tienes que tirar de pañuelo, pero que es, después de todo lo que ha ocurrido, el que tiene que ser y no deja de ser un desenlace bonito. Y como ya he dicho, muy bien escrita. Solo tengo un pero (ojo, que esto es mi opinión, no una verdad universal, que para gustos colores…), la segunda parte, aunque estupendamente narrada y entendiendo también que la vida de Margaret fue muy activa y había mucho que contar, me ha resultado un poco lenta (yo soy más de historias ágiles, pero repito que esto solo es mi parecer).
Por último mencionar la ambientación, que creo que ha sido estupenda (no estoy muy puesta en historia de la Segunda Guerra Mundial, y eso que mi marido se ve todos los documentales que ponen en la tele sobre el tema y son muchoooos, os lo aseguro), hablo principalmente de la segunda parte de la novela, en la que se nos van presentando diferentes sociedades, diferentes clases sociales, en distintos países y la vida que lleva cada cual según sus posibilidades, cómo viven o sufren la guerra dependiendo de su posición. Margaret, vivirá la contienda de forma muy especial y peligrosa, nos contará sus venturas y desventuras que, combinadas con el contenido de las cartas, nos darán las claves para entender las incógnitas que aparecen en la primera parte y algunas que irán surgiendo en la segunda. Sin duda la trama está bien hilada, es coherente y al final todo está atado y resuelto.
Si te gusta la historia y las novelas emotivas, seguro que “Dúo” te va a encantar.

martes, 1 de marzo de 2016

"Una última temporada" de Ruth M. Lerga

UNA ÚLTIMA TEMPORADA

May, hija de los marqueses de Woodward, y Alexander Saint-Jones, marqués de Wilerbrough, se conocen desde niños y desde entonces han tenido una relación apasionada llena de reyertas acaloradas cargadas de complicidad sobre cualquier cosa por la que mereciera la pena discutir. Pero el grand tour de él y una gira literaria de ella, convertida en conocida escritora, hace que se mantengan separados durante seis años, y solo la correspondencia, repleta de burlas sobre matrimonios, los mantiene unidos.
Cuando para la temporada de 1850 al fin se encuentran, May debería ser ya considerada una solterona y Alexander habría de comenzar a pensar en casarse. Y sin embargo Alexander no parece proclive a hacer lo que de él se espera, buscar una debutante a la que tomar como esposa, ni la familia de May cree que su hija deba rendirse todavía.
Así que la primera temporada de Alexander va a coincidir con la última temporada de May. Y la relación llena de divertidas y afiladas riñas no se ha rebajado en absoluto. Al contrario: ha tomado un cariz sorprendente y la pasión que siempre ha habido entre ellos parece desbordarse y querer envolverlos.
Una emocionante novela en la que su autora, Ruth M. Lerga, nos deleita con la arrebatadora historia de amor entre dos de los vástagos de Julian y April (Cuando el amor despierta) y James y Judith (Cuando la pasión espera).

Opinión:

Alguna vez  os ha pasado de escuchar en la tele (cuando no le estas prestando atención o simplemente no estás en la misma habitación) una de las voces que suenan en ella y saber, a ciencia cierta, de que actor o actriz (o personaje si es doblado) se trata… Seguro que sí, pues algo parecido me ocurre con las novelas de Ruth M. Lerga; apenas leo unas páginas, sé que lo ha escrito ella, tan inconfundible es su estilo. Un estilo que ha ido puliendo hasta hacerlo perfecto para las historias de regencia y solo por eso ya merece la pena leerla, porque da gusto hacerlo.
Pero además, si a su maravillosa pluma sumamos unos protagonistas estupendos, con personalidad, carácter  y muy coherentes (tanto consigo mismos como con los acontecimientos y la época); una trama sin fisuras, bien hilada, contada con el tempo justo; una ambientación que, en ocasiones, me hace sospechar que esta mujer tiene una máquina del tiempo y se pasea por las calles y parques del Londres Victoriano con la misma tranquilidad con la que yo salgo a pasear a mi perro, tan minuciosa es; y no nos olvidemos de los diálogos: hilarantes o emotivos según corresponda, pero siempre ingeniosos e inteligentes. Si a todo esto, que ya de por sí es suficiente para devorar este libro, contamos con la presencia de unos secundarios de lujazo, pues es para leerla sí o sí.
Es una historia preciosa, romántica, tierna y divertida, escrita con mimo, cuidando los detalles y las formas al contarnos de una época en la que, precisamente, las formas, los modales y las apariencias lo eran todo. Y esto se agradece, se agradece toda esa información, todos esos detalles que muchas veces no se encuentran en los libros de historia, que son interesantísimos y además dan credibilidad y realismo a la novela.
Me ha encantado la relación entre May y Alex, algo que empezó siendo niños y que han sabido mantener a pesar de los años y la distancia, aunque ya no sea exactamente lo mismo, pero sigue existiendo entre ellos una complicidad, una confianza que enamora por sí sola. Descubrir los sentimientos del uno y de la otra, las dudas, la sorpresa, el cariño y la ley que se tienen a pesar de todo…Ha sido genial participar de este amor, del nacimiento de ese sentimiento que los acaba uniendo más que nunca y para el resto de sus vidas.

Si estáis buscando una novela de Regencia, una que logre trasmitir la esencia de esa época, esta es vuestra novela.

sábado, 6 de febrero de 2016

"Momentos especiale. Dakota y Tess", de Patricia Sutherland

“Momentos especiales. Dakota y Tess.”
 Patricia Sutherland.

Contiene spoilers

Cuando empecé a leer “Lola”, tercera entrega de la serie Moteros, lo que menos me podía imaginar era que al llegar al final, la autora tenía preparada una nueva sorpresa para sus lectoras (en mi caso fue un estupendo regalo de Reyes): “Momentos especiales. Dakota y Tess”.

Como la propia autora explica, durante el desarrollo de “Lola”, suceden cosas muy importantes en la vida de nuestro motero favorito y su chica, momentos que se mencionan en esta tercera entrega de la serie pero que no tenía sentido desarrollar, aunque (afortunadamente para nosotras) Patricia consideraba merecían ser contados porque se trata de nuestro Dakota, de ese motero pelilargo, joven y rebelde que nos robó el corazón hace unos años. Y yo que se lo agradezco, porque aunque hemos seguido disfrutando de él y su historia con Tess (digamos que en un segundo plano), en los otros dos libros, pues no es lo mismo. Ahora, con este relato, hemos podido saborear de nuevo toda su esencia, su carácter, su amor por Tess, lo tierno y dulce que puede llegar a ser por ella o lo bruto y borde que resulta cuando las cosas no son como él quiere o se pone nervioso… y os puedo asegurar que en esta ocasión se pone y mucho, porque no todos los días uno se casa con la mujer de su vida.

Sí, chicas, Dakota y Tess se nos casan (si habéis leído “Lola” ya lo sabréis) y ha sido estupendo y emotivo compartir ese momento tan especial con ellos y también divertido, porque Dakota es como es: un tío especial, muy cañero y muy sexy.


No voy a comentar más, porque es un relato cortito y lo que pasa antes, durante y después de que la pareja se da el sí quiero, mejor lo averiguáis por vosotras mismas. Dar las gracias a Patricia por este estupendo regalo sorpresa.

"Me faltabas tú" de Helena Nieto

“Me faltabas tú” de Helena Nieto

A últimos de los años setenta, en una apacible ciudad de provincias, Cristina Klein, hija de una acaudalada familia, se dedica a dar clases de inglés en una prestigiosa academia de idiomas. Su vida se verá alterada con la llegada de un profesor de ideas liberales y progresistas, del que se enamorará perdidamente haciendo que todo su mundo se vuelve del revés.

Una vez más, Helena Nieto, nos presenta una de esas historias que podría ocurrirnos a cualquiera y aunque está ambientada a finales de los setenta, bien podría suceder hoy en día, porque sobre el corazón y los sentimientos nadie manda ni decide.
Marcos, a pesar de los años que lleva con su pareja, se da cuenta de lo complicado que va a resultar mantener su relación a distancia, sobre todo cuando conoce a Cristina, por la que se siente atraído desde el primer instante. Que la joven forme parte de su nuevo grupo de amigos no le facilita las cosas y poco a poco, nota como su interés por ella va creciendo a medida que la conoce y la conexión entre ellos se va haciendo cada vez más evidente.
Cristina, por su parte, no sabe cómo manejar los sentimientos que comienza a albergar por Marcos, sobre todo porque está al tanto de su relación y eso, evidentemente, la echa para atrás. No es la clase de chica que se va con el primero que se cruza en su camino y más sabiendo que este tiene novia. Ella busca una relación estable y sin complicaciones, pero las cosas nunca salen como uno quiere cuando el que manda es el corazón.
Tener que lidiar con su madre, una mujer autoritaria y de moral estricta, que trata de controlarle la vida y las compañías, no le ayudará en absoluto y de buenas a primeras, su vida se pone patas arriba. Y no solo por los constantes enfrentamientos que tiene con su madre y el hermano de esta, que es tan intolerante o más que la madre, también tendrá que apechugar con los celos, la decepción y el dolor.
Cuenta con numerosos secundarios que, con discreción, ayudan a desarrollar la trama y llevarnos hacia el emotivo final de esta novela en la que la confianza, las dudas, los celos y el amor, tienen tanto protagonismo como Marcos y Cristina.
Destacar a Ana, la madre de Cristina, que hará lo que haga falta para que su hija se comporte como corresponde a alguien de su posición. Una mujer de carácter, ideas claras y demasiado conservadora. El señor Klein, el padre de Cris, es completamente opuesto a su esposa, más tolerante y liberal, aunque a la hora de la verdad, cuando se trata de su hija y de lo mucho que su comportamiento afecta a su mujer, deja de ser tan comprensivo y se muestra un poco más severo.
Y Estela, la tercera en discordia y la que más tendrá que decir sobre lo que sienten Marcos y Cristina, porque le afecta personalmente, porque de ello depende su futuro y su felicidad.

“Me faltabas tú”; una novela sencilla y amena, que se lee en un suspiro.

domingo, 24 de enero de 2016

"Una canción para Novalie" de María Martínez

“Una canción para Novalie” de María Martínez.

Novalie ha pasado los últimos cuatro años cuidando de su madre enferma, y esa terrible circunstancia la ha obligado a madurar demasiado rápido. Se ha convertido en un joven fuerte y decidida que sabe lo que quiere, por eso no se rinde con su padre que, deprimido y derrotado por la muerte de su esposa, ha perdido las ganas de vivir.
Nick tiene un don para la música, Es un prodigio del piano. Las mejores escuelas internacionales se lo disputan. Y su familia, demasiado protectora, tiene grandes planes para él.
Novalie y Nick son polos opuestos. Dos vidas separadas por la distancia y las diferencias. Lo único que tienen en común es que ambos deberán pasar el verano en Bluehaven, una isla que esconde un pasado lleno de secretos y que cambiará sus vidas para siempre.

Opinión:

No suelo darle importancia al subgénero al que pertenecen las novelas (románticas, por supuesto) que leo, pero por si no lo sabéis y a alguien le interesa, “Una canción para Novalie” está catalogada como NewAdult.
Dicho esto, no sé muy bien por dónde empezar… porque es mucho lo que se puede decir de esta historia. Lo primero quizás, lo bien escrita que está, lo estupenda que resulta la prosa de María Martínez: fluida y amena. Los diálogos maravillosos también y muy creíbles, naturales y espontáneos.

La historia, la trama… ¡¡¡de infarto!!!
Aunque una ya se imagina, nada más conocer a la familia de Nick, lo que está por venir porque se les cala enseguida (¡qué gentuza!), pero claro, pasan más cosas de las que te esperas y entonces es cuando te atacas de los nervios y deseas atravesar las páginas del libro, plantarte en Bluehaven y empezar a repartir collejas. Y es que pocos personajes se salvarían de un buen mamporro, porque aquí valdría aquello de “entre todas la mataron y ella sola se murió”.
De verdad que ha habido algún momento en el que he pensado: por Dios, que dejen de pasarles cosas ya… Qué angustia, por favor.
Porque sí, con esta novela he sufrido como una condenada, pero también la he disfrutado muchísimo, la he cerrado con una de esas sonrisas bobaliconas que se nos quedan cuando leemos una historia estupenda, una historia super intensa, emotiva, romántica a más no poder, con momentos divertidos y otros terribles (ya os he dicho que he llorado), desgarradores. Y todo bien organizado, bien hilado, coherente y creíble.
Y con unos protagonistas maravillosos.

Novalie me ha encantado. Bajo su dulce y frágil aspecto se esconde una luchadora, una joven decidida, fuerte (en más de un aspecto jejeje), con las ideas claras y un puntito macarra, aun así no deja de ser una chica de dieciocho años y la autora ha sabido reflejar su juventud a través de sus respuestas, sus reacciones, su inocencia en algunos aspectos… pero es encantadora. Lo he pasado mal con ella, me he puesto en su lugar y… ¡uuff!
Nick, a pesar de su aspecto físico, de la seguridad que destila, no deja de ser un joven que toda su vida ha dejado que sean los demás los que decidan por él y organicen su vida sin dar su opinión. Será al conocer a Novalie cuando se dé cuenta de que no es dueño de su vida y veremos salir a la superficie al Nick indeciso, inseguro y… ¿maleable? A pesar de ser uno de los candidatos a llevarse una (o más de una) colleja, el chico me ha gustado. Porque es divertido, atento, cariñoso y dulce con Novalie. Porque a pesar de todo es un cielo de hombre (con Nick también he llorado). Y las escenas hot entre ellos son magníficas, me han encantado esos momentos de calentón, la pasión que fluye entre ellos, el deseo… geniales.

De los secundarios no voy a decir nada, mejor leéis la novela y los conocéis, porque no tiene desperdicio y son los encargados de poner patas arriba las vidas de esta encantadora pareja.

La ambientación, fantástica. Ahora mismo no sabría decir si hay grandes descripciones o solo pequeñas pinceladas y detallitos, solo sé que me dejé llevar a través de las palabras, sumergiéndome de lleno en la historia e imaginando a la perfección cada escena, cada lugar, cada habitación y momento.
Resaltar lo maravillosamente bien descritos que están los sentimientos, lo desgarradora que llega resultar la historia en algunas ocasiones, lo bien que ha sabido la autora  trasmitir el dolor de Novalie y Nick. De diez, de verdad, porque me lo he creído y he sufrido con ellos.
El título: muy bonito y adecuado. La portada: preciosa, delicada y del todo acertada.

Una historia maravillosa que os recomiendo leer.

viernes, 25 de diciembre de 2015

"Lola" de Patricia Sutherland. Serie moteros

“Lola”, de Patricia Sutherland. Serie moteros.


Porque, a veces, el amor llega cuando menos te lo esperas...

Andy y Conor pudieron ser más que amigos, pero cuando se presentó la oportunidad de tener un primer encuentro romántico, el motero escogió hacerle un favor a un colega en vez de acudir a la cita. Para la camarera, que llevaba meses suspirando por él y estaba convencida de que el interés era mutuo, supuso un gran desengaño amoroso ante el cuál reaccionó de forma contundente. Con tan solo veintidós años es el único sostén de la familia y decide que su vida es ya bastante complicada sin necesidad de involucrarse con alguien que no parece aclararse con sus propios sentimientos. 
Pero un día que el bar está de fiesta, los ánimos se caldean. Corre el alcohol, una cosa lleva a la otra y Andy pasa de mantener una violenta pelea con Conor a enredarse en una noche de sexo… 
Con otro motero
Y mientras su amante secreto inicia un vertiginoso ascenso hacia el tope de su lista de hombres favoritos y Conor sigue más empeñado que nunca en recuperar el terreno perdido con ella, un suceso dramático está a punto de cambiar la vida de Andy para siempre.

Lola es la tercera entrega de Moteros, una serie romántica contemporánea ambientada en la capital inglesa a finales de la primera década del 2000. 
Si te gustan las historias muy románticas pero a la vez muy sensuales, con personajes carismáticos y un final feliz, te va a encantar esta nueva inmersión de Patricia Sutherland en el excitante mundo del amor y las relaciones de pareja.

Opinión:

Sabéis eso de que cuando las cosas van mal, siempre pueden ir peor… pues eso, que a nuestra chica, Andy, la vida se le complica de una manera tremenda y mientras tanto tú, que estás leyendo como una posesa, no das crédito y piensas: madre mía, ¿de verdad está pasando esto? Y claro sigues devorando páginas porque necesitas saber, porque estas enganchadísima a la historia, y no solo por las desdichas de esta pobre muchacha, sino porque hay demasiadas cosas en el aire que estás deseando averiguar cómo terminan.

Lola, es una historia llena de sorpresas, muchas, muchísimas sorpresas. Unas estupendas, otras que te robaran una sonrisa o te dejarán ojiplática, otras que hasta lograran arrancarte alguna lágrima y por supuesto, algunas, fijísimo, te harán suspirar de amor. Vamos, que es una historia de lo más completa, que nos cuenta las venturas y desventuras de este grupo de moteros (¡ains! estos moteros). Porque aunque aquí la protagonista indiscutible son Andy (sobre todo ella) y su chico, Patricia nunca se olvida de nuestros muchachos, de esos que en su día ya nos robaron el corazón. Porque de nuevo volveremos a toparnos con Dakota (¡madre mía el motero pelilargo!, cómo me gusta a mí este hombre) y con Evel, el encantador, dulce y macizo Evel (sí, sigo suspirando). Y es que las novelas de Patricia son siempre corales y nos ofrecen, además de la historia central, que es la que lleva el peso de la trama, pequeños (o no tanto) retazos de la vida de aquellos personajes que en su momento fueron protagonistas, dándonos la oportunidad de seguir disfrutando, aunque en segundo plano, de su historia de amor.

Otra cosa que me gusta de Patricia y su forma de escribir, es la capacidad que tiene para transformar a los personajes sin cambiar su esencia. En realidad, creo que el personaje no cambia, la que muda es nuestra (mía en este caso) opinión sobre el personaje al ir conociéndolo, al descubrir sus motivos y el porqué de su forma de ser… me pasó en su día con Abby. En “Princesa” me pareció una niña mimada, egoísta y muy pesada, sin embargo en “Harley R.” (era la prota), llegué a comprenderla y terminó gustándome. Digamos que Patricia sabe mostrarnos las dos caras de una misma moneda, y al final descubres, que ese personaje que en principio no te agradaba demasiado, puede llegar a parecerte muy, pero que muy interesante…
Y dicho esto, viene la parte complicada: cómo explicar todo lo que esta novela me ha hecho sentir y eso sin desvelar demasiado, porque no quiero estropearle la lectura a nadie.
Lo primero diré que me ha gustado muchísimo, que la he disfrutado desde la primera hasta la última página y que hay un nuevo motero en mi corazón y ¡qué motero amig@s!,  de los que quita el sentido, de los que logran acelerar el pulso y te hacen desear ser la protagonista para estar entre sus brazos, para reír con él, para… que sí, que yo firmaba ahora mismo y me cambiaba por Andy. Que además de disfrutar del mejor sexo del mundo mundial, tiene una maravillosa personalidad (a pesar de lo jovencita que es). Decidida, de fuerte carácter, de ideas claras, responsable… una superviviente que, solita, está sacando a su familia adelante, bregando con un hermano adolescente y pendiente de una madre, que además de enferma, no está… Me ha encantado esta chica, su forma de pensar, las decisiones que toma, la madurez que demuestra en cada momento, incluso en los más difíciles; es admirable. También es divertida, pícara y sabe dejarse llevar cuando el momento lo permite (pedazo de momentos).

Y lo mejor de todo, este nuevo motero del que me he enamorado hasta las trancas, porque me ha sorprendido en todos los sentidos, demostrándome que no era cómo yo creía sino un tío, en el fondo y a pesar de su aspecto, muy cabal. Y lo voy a dejar aquí, no voy a decir más de él, porque creo que merece la pena descubrirlo por una misma, aunque me esté mordiendo las uñas para no contaros lo jodidamente atractivo que me parece jejeje

Del resto de personajes no hay mucho que añadir, porque a la mayoría los hemos ido conociendo en las otras dos entregas de la serie y son estupendos. De las nuevas incorporaciones, señalar a la familia de Andy, que son como una piña y aunque tienen buenas intenciones, en algún momento… menos mal que Andy tiene su carácter y no deja que nadie le organice la vida.

Como he mencionado al principio, “Lola”, es un no parar de llevarse sorpresas y sustos; una historia emotiva, divertida, un poquito triste y sobre todo, además de romántica, muy muy sensual (se me eriza la piel al recordar algunas escenas… definitivamente: quiero ser Andy)

Si has leído las otras dos entregas de la Serie moteros, no te puedes perder esta. Y si no lo has hecho, deberías probar, porque estos muchachos son de los que dejan huella.