jueves, 30 de agosto de 2012

BESAR A UN ÁNGEL  Susan ElizabethPhillips (puede contener spoilers)

La hermosa y caprichosa Daisy Devreaux puede ir a la cárcel o casarse con un el misterioso hombre que le ha elegido su padre.
Los matrimonios concertados no suceden en el mundo moderno, así que.. ¿cómo se ha metido Daisy en este lío?
Alex Markov, tan serio como guapo, no tiene la menor intención de hacer el papel de prometido amante de una consentida cabeza de chorlito con cierta debilidad por el champán.
Apartar a Daisy de su vida llena de comodidades, la lleva de viaje con un ruidoso circo y se propone domarla. Pero este hombre sin alma ha encontrado la horma de su zapato en una mujer que es todo corazón. No pasará demasiado tiempo hasta que la pasión le haga remontar el vuelo sin red de seguridad... arriesgándolo todo por un amor que durará por siempre.

Cuanto más leo a esta mujer más me gusta. Esta historia ha sido conmovedora, divertida, apasionada... muy intensa.
Desde las escenas con los animales que ha logrado arrancarme tanto sonrisas como lágrimas; pasando por los enfrentamientos de la pareja, sus discusiones y sobre todo los momentos de pasión.
Me ha encantado leer como poco a poco él se va enamorando, como ella se va trasformando, madurando y convirtiéndose en una mujer fuerte y decidida, sin miedos y con mucho coraje.
La trasformación de Daisy, es lo que más destaca de la novela, y eso la hace una historia muy dulce también.
Alex es un protagonista de los que me gustan, duro, frío, amenazador y un tanto borde, pero que luego en el fondo es un pedazo de pan, por mucho que quiera negarlo.
Como en otras novelas de esta autora que he leído, no falta la pareja de secundarios con historia de amor propia. Detalle que me gusta,porque aunque no resta importancia a la trama principal, la complementa y enriquece la historia.
Y como siempre, ese toque de locura que rodea sus novelas, me parece genial, tan diferente siempre en sus argumentos y sus tramas, con ese punto de absurdo que los hace originales, frescos y maravillosos.
Me encanta como escribe esta autora  ^_^

domingo, 19 de agosto de 2012

Pastel de puerros

Los puerros son originarios de Mesopotamia, Egipto, Turquía,... y existen desde hace más de 4.000 años.
Antiguamente su uso era tanto médico como alimentario en en la Edad Media salvó del hambre y la peste a mucha gente.
El país que más puerros produce y consume es Francia.
En España se cultiva principalmente en el norte, el clima húmedo y templado es lo que necesita para ser cultivado.
Un producto que por su alto contenido en fibra y agua es ideal para introducir en una dieta baja en calorías. También aporta vitaminas y minerales.
Cuenta con un buen número de propiedades beneficiosas para el organismo; ayuda  a la formación del feto, en el caso de las embarazadas, sube las defensas, actúa como diurético y laxante, depura la sangre y es un buen aliado en el control  del colesterol, entre otras cosas.

Además de la variedad de recetas que se pueden, no podemos dejar de lado su estupendo sabor.

Este pastel (o flan) está más que indicado para aquellas personas que hacen dieta o que controlan la cantidad de grasas que consumen.
Se puede servir caliente acompañado de una salsa de tomate, o bien frío (yo lo prefiero así) con un poquito de mayonesa (esto es un poco menos light). Un primer plato sabroso, contundente y saludable.


INGREDIENTES:
-Manojo de puerros.
-6 huevos.
-Sal y pimenta.
-1 cuchara de aceite de oliva.
-1/2 vaso de leche.

PREPARACIÓN:
Lo primero es pica en juliana fina los puerros (bien lavados para eliminar cualquier resto de tierra). En una sartén se pone una cucharada de aceite y los puerros picados y una pizca de sal, a fuego medio se rehogan, procurando que no se doren demasiado (algunas veces, yo le pongo un poquito de agua casi al final y lo dejo al fuego hasta que ésta se evapora, eso ayuda a que el puerro se pase y evita que se queme).
Batimos los huevos, salpimentamos y añadimos la leche. Al añadir los puerros, yo le paso la batidora para crear una mezcla más homogénea, pero eso va con el gusto de cada uno.

Horno precalentado a 180º. El molde (tipo bizcochera es la que suelo utilizar) es mejor engrasarlo si luego vamos a desmoldarlo para servir, si no es el caso podemos saltarnos ese paso. Se mete al año maría y se deja hasta que esté bien cuajado (pinchar para comprobar).

El momento de servir dependerá de los gustos si frío o caliente.
Eta misma receta la he hecho con coliflor y jamón de york y esta también muy buena, seguro que con alguna verdurita más también esta delicioso.

¡¡Buen provecho!!