martes, 16 de mayo de 2017

"Arcoíris" de Ana Álvarez

“Arcoíris” de Ana Álvarez.

SINOPSIS
Carla Suárez es una chica algo estrambótica a la que le gusta llevar el pelo de mil formas y tonos diferentes y vestirse con ropa de múltiples colores que a veces ni siquiera combinan entre sí; sin embargo, es un cerebrito: es ingeniero informático y habla nueve idiomas.
Nada más terminar la carrera recibe una oferta de trabajo, y cuando acude a la entrevista se encuentra con que Víctor Trueba, el hermano mayor de su mejor amiga, trabaja allí como psicólogo. Víctor es un hombre extremadamente serio y aburrido, que siempre lleva traje azul y corbata y de quien ella se burló mucho en su adolescencia.
Cuando empieza a trabajar se da cuenta de que ni él es lo que parece ni la empresa tampoco.

OPINIÓN
Siempre que empiezo una novela de Ana Álvarez ocurre lo mismo, desde el minuto uno logra despertar mi interés y a las pocas páginas ya me tiene totalmente enganchada, disfrutando de la historia; riendo, en este caso, con las ingeniosas salidas de los personajes; compartiendo sus emociones y sentimientos; devorando cada palabra, cada renglón, como si no hubiera un mañana. Y lo consigue porque sus historias, al menos para mí, resultan muy creíbles, muy cotidianas. ¡Qué no hace falta crear una trama complicada y llena de giros para hacer las delicias del lector! (Sí, vale, las novelas de tramas enrevesadas y giros inesperados también molan mucho)
Bueno, quizás Carla, por su aspecto, sus gustos y manías, no parezca una persona muy normal, pero es divertida, inteligente, extrovertida y sí, un poquito puñetera. Porque si de adolescente le encantaba martirizar al pobre Víctor, ahora que son adultos, la cosa no cambia demasiado. Sobre todo porque ella sigue viéndolo como un tipo soso, serio, aburrido y demasiado responsable, y no puede evitar meterse con él, provocarlo a la menor oportunidad. Pero ahora Víctor sabrá darle la réplica, responder a sus provocaciones, y en más de una ocasión, descolocarla con sus comentarios o confesiones, y todo ello con un aplomo que me enamoró. Bueno, eso y el ir descubriendo que no era tan estirado y serio como aparentaba… ¡Uuff! Me ha puesto muchísimo este chico. ¡Quiero un Víctor Trueba en mi vida!
Resumiendo: que los polos opuestos se atraen. Y eso es lo que sucede con este par, que más opuestos no pueden parecer  y se atraen; vaya si se atraen. Eso sí, si algo tienen en común es que ninguno quiere ser el primero en confesar lo que siente, y al final uno por otro…
A esta desorganización sentimental, hay que añadir algunos momentos en los que la situación en el trabajo se ha complicado y yo he terminado mordiéndome las uñas, aunque han resultado muy reveladores. Podemos sumar la presencia de la amiga metomentodo (amiga de Carla/hermana de Víctor), que además de dar consejos que nadie le pide, también sabe escuchar y prestar su hombro cuando es necesario.
Compañeros de trabajo, familiares y algún que otro personaje, completan el elenco de esta fabulosa historia. Cotidiana y sencilla, aunque con un pequeño toque de riesgo y aventura. Divertida, apasionada y muy colorista.
Merece la pena conocer a Carla y Víctor, su pasado en común, su presente... ¿y su futuro?
El título y la portada: perfectos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario