jueves, 12 de enero de 2017

"No puedo amarte" de Mery Eirabella

“No puedo amarte” de Mery Eirabella.
Libro 3º de la Serie Secret Life
Sakis Chrysomallis y Colin O'Donnell son completamente opuestos. No hay nada en ellos que indique que podrían estar juntos y, sin embargo, sienten una profunda atracción el uno por el otro. Hay muchas cosas que los separan como, por ejemplo, la posición social de Sakis, su educación y el convencimiento de este de que debe proteger a su familia y el imperio de su padre ocultando su homosexualidad. Colin, criado por unos padres demasiado ocupados que le dieron más de lo que realmente necesitaba, no oculta lo que es y ha caído en una espiral de autodestrucción que amenaza con arrastrar a cualquiera que se acerque a él. Ambos tendrán que superar muchos obstáculos para poder estar juntos, pero su relación parece destinada al fracaso y finalmente se separan.
Diez años después de los sucesos de Por ti, Alexandros, se encuentran de nuevo y, ante ellos, se presenta la oportunidad de retomar su tortuosa relación. ¿Podrán dejar a un lado los problemas del pasado y empezar de nuevo o, por el contrario, darán la espalda a su pasado juntos?

Opinión:
¿Dar la espalda a su pasado juntos? ¡Jamás!
Lo que sienten el uno por el otro es demasiado grande, demasiado intenso para echarlo a un lado y seguir con sus vidas como si no se hubieran conocido, como si todo lo que han compartido, sufrido y disfrutado no significara nada. ¡Imposible! Lo hemos comprobado libro a libro, aunque a estos dos se les podría aplicar aquello de ni contigo ni sin ti.
Ahora vamos a lo que interesa: la tercera entrega de la serie Secret Life. La definitiva, la que nos muestra cómo fueron los inicios de esta tempestuosa relación entre Sakis y Colin, la que da respuestas, la que nos hará sufrir, la que nos hará enamorarnos más si cabe de este par de dos. Sabremos, de una buena vez, por qué a pesar de ese amor incondicional que sienten, de esa amistad que ni el tiempo ni la distancia pueden quebrar, no pueden estar juntos. Y desde ya os digo que vais a pasarlo mal, aunque si habéis leído las anteriores de sobra os haréis una idea, porque sabéis de primera mano que la autora no se anda con chiquitas, que plasma las desdichas, el sufrimiento y la peor cara del ser humano, que no busca contarnos un cuento de hadas sino una historia que bien podría ser verdad, porque la maldad del hombre no conoce límites. Con esto tampoco os quiero asustar a las que no habéis leído la serie. ¡Qué no!, que a pesar de los… pormenores, la historia es preciosa, intensa y muy muy emotiva. Conoceremos mejor a Sakis, que desde siempre ha sido un cacho de pan, un hombre leal, con principios, que ama sin condiciones, que se entrega en cuerpo y alma a una relación que sabe no tiene futuro. ¡Imposible no quererlo!
Y Colin. ¡Ains, Colin! Con este chico no ganamos para sustos y disgustos. Porque desde el primer libro intuimos, sabemos, que algo malo, muy malo, le ha tenido que pasar al muchacho para ser cómo es, para actuar como lo hace. ¡Y vaya si le ha pasado! Normal que Sakis aguantara carros y carretas con y por él, porque con semejante experiencia es duro volver a salir a flote, porque sabía que sin su ayuda, sin su apoyo no lo conseguiría a pesar de que al ofrecérsela… No, no voy a seguir por ahí. Nunca destripo las novelas al hacer una reseña y no lo voy a hacer con esta, pero es que hay tanto de lo que hablar, es todo tan tremendo, tan de tener que comentar, que me cuesta no hacerlo.
Pero no, disfrutad por vosotras/os mismas/os de esta última entrega porque merece la pena. Porque como siempre, las sensaciones y sentimientos que Mery Eirabella logra transmitir son increíbles, te atrapan y te sumergen en la historia, te hacen cómplice de los protagonistas sin importar quienes sean (no siempre han sido Sakis y Colin los protas, al menos no exclusivamente) o lo que hagan. La carga emocional es tan grande, tan fuerte, que es imposible permanecer indiferente.
Adoro esta historia, esta relación, este Amor, que la autora ha ido desgranando a lo largo de tres libros. Adoro a Sakis y Colin porque los conozco, porque he visto lo mejor y lo peor de ambos, porque he vivido con ellos los buenos y los malos momentos, los he visto equivocarse, los he visto crecer, madurar y sobre todo amarse. Adoro la forma de escribir de Mery Eirabella, su fluidez, su destreza a la hora de describir ciertas escenas, plasmando a la perfección cada emoción y sentimiento (buenos y malos) y lo mucho que cuida los detalles, lo trabajado del texto, lo exigente que es con lo que escribe… no cabe duda de que es una gran escritora a la que recomiendo cien por cien leer.


2 comentarios:

  1. Y yo convencida de que te había comentado... Dame una buena colleja. Estos horarios laborales me van a matar, en serio. Si no estoy trabajando estoy durmiendo y si no estoy durmiendo, estoy trabajando. No tengo tiempo para más.
    Gracias por la reseña, Ana. Sé que hago sufrir a mis personajes, pero es que a mí me va más un drama que a un lucense el pulpo en San Froilán y claro, no puedo evitarlo. Me sale la vena dramática jajaja.
    Me alegra que te haya gustado, aunque ya sabes lo que pienso yo sobre esta novela en concreto, así que no voy a decir mucho más, que luego no vendo libros :P
    Mil gracias y un besote enooooooooooorme!!

    ResponderEliminar
  2. Lo sé, lo sé y, aunque te entiendo, no puedo más que estar en desacuerdo contigo ;)
    Gracias a ti por hacernos sentir de esta manera.

    ResponderEliminar